La Federación Costarricense de Fútbol (Fedefútbol) confirmó hoy el partido amistoso ante Brasil programado para el 7 de octubre próximo, lo que supondrá el debut en el banquillo del nuevo seleccionador, el colombiano Jorge Luis Pinto.

El presidente de la Fedefútbol, Eduardo Li, declaró en conferencia de prensa que en el contrato quedó establecido que Brasil jugará ante Costa Rica con su nómina estelar en el Estadio Nacional, con capacidad para 35.000 aficionados.

La Confederación Brasileña de Fútbol anunció este compromiso semanas atrás, pero la Fedefútbol no lo hizo hasta hoy luego de afinar puntos en el contrato y asuntos relacionados con la logística del partido.

Pinto, designado como seleccionador hace algunos días en sustitución del argentino Ricardo La Volpe, llegará a Costa Rica la próxima semana para tomar las riendas del equipo 'tico' y preparar casi sin tiempo el amistoso contra la poderosa escuadra brasileña.

Este es el primero de cinco partidos amistosos con los que contará el estratega colombiano antes del inicio, a mediados del próximo año, de las eliminatorias rumbo al Mundial de Brasil 2014.

Las entradas para este compromiso oscilan entre los 40.000 colones (78 dólares) y los 95.000 colones (186 dólares) y saldrán a la venta la próxima semana, explicó el presidente de la Fedefútbol.

El partido contra Brasil será el segundo amistoso de Costa Rica como local ante un equipo poderoso durante este año, pues en marzo pasado recibió, también en el Estadio Nacional, a la selección de Argentina, con resultado final de empate a cero.

En esa ocasión se desató una gran euforia entre los aficionados por la presencia del astro Lionel Messi, al punto que algunos llegaron a pagar hasta 600 dólares por un boleto en la reventa.

Sin embargo, el futbolista no jugó un solo minuto debido a una lesión, lo que causó el enojo de los fanáticos, quienes le silbaron y abuchearon cada vez que su imagen aparecía en la pantalla gigante del estadio, igual que lo hicieron con otras figuras que quedaron en el banquillo.

Según la Fedefútbol, para el compromiso ante Brasil el contrato obliga a que jueguen las principales figuras brasileñas, salvo lesión.