El Gobierno de Costa Rica aún no ha tomado una decisión sobre el voto que emitirá en la Asamblea General de Naciones Unidas (ONU) este mes con relación a la creación del Estado Palestino, pese a haberlo reconocido bilateralmente en 2008.

El canciller interino, Carlos Roverssi, dijo hoy a Efe que el palestino es uno de los "temas calientes" que se analizarán en la Asamblea, y que la presidenta costarricense, Laura Chinchilla, está a la espera de que llegue a San José el nuevo canciller del país, Enrique Castillo, para tomar una decisión al respecto.

Castillo, actual embajador de Costa Rica ante la Organización de Estados Americanos (OEA), con sede en Washington, tiene previsto asumir el cargo de canciller el próximo 15 de septiembre, pocos días antes del inicio de la Asamblea General.

San José estableció relaciones diplomáticas con la Autoridad Nacional Palestina (ANP) en febrero de 2008, bajo el Gobierno del expresidente y Premio Nobel de la Paz Óscar Arias (2006-2010).

Esa decisión, aunada al traslado de la embajada costarricense de Jerusalén a Tel-Aviv, generó molestia entre la comunidad judía del país centroamericano.

Roverssi indicó este jueves a Efe que el reconocimiento de Palestina por parte de Costa Rica se mantendrá invariable, pero advirtió que la discusión en el seno de la ONU tiene otras aristas que deben ser tomadas en cuenta.

Por ello, el voto de San José será algo que decidirán directamente la presidenta Chinchilla y el canciller Castillo.

En Centroamérica, Costa Rica, Nicaragua, El Salvador y Honduras han reconocido a Palestina como Estado independiente.

Se prevé que la próxima Asamblea General de la ONU, en la que el Gobierno palestino se propone pedir la aceptación de su país como miembro de pleno de derecho, aborden asuntos como la crisis en Libia y la situación general en Oriente Medio.

También los avances hacia la entrada en vigor del Tratado de Prohibición de Pruebas Nucleares, suscrito por 182 países y ratificado por 154 de ellos.