Desconocidos mataron a tiros al periodista Medardo Flores, seguidor del derrocado presidente Manuel Zelaya, en una comunidad de la región norte de Honduras.

"Flores, de 62 años, murió la noche del jueves a causa de nueve impactos de bala que le dispararon los criminales", dijo el viernes en rueda de prensa portavoz del Ministerio Público, Elvis Guzmán.

El periodista laboraba en Radio Uno de Puerto Cortés, a unos 300 kilómetros al norte de Tegucigalpa.

El director de Radio Uno, Arnulfo Aguilar, aseguró el viernes a radio Globo, afín a Zelaya, que Flores "fue emboscado cuando regresaba de su hacienda en su automóvil". Agregó que Flores también era agricultor y ganadero.

Guzmán informó que al menos dos hombres armados atacaron en su casa a Flores en Bijao, localidad cercana a Puerto Cortés.

"Flores fue asesinado por sicarios", dijo a periodistas Rasel Tomé, asesor de Zelaya.

Indicó que Flores administraba las finanzas del Frente Nacional de Resistencia Popular en la costa norte del país. El Frente agrupa a los simpatizantes del ex gobernante que fue depuesto en junio de 2009.

La muerte de Flores se produce después que el martes dos hombres mataron en Tegucigalpa a Mahadeo Roopchand Sadloo, de 62 años, considerado un ferviente seguidor de Zelaya. Era conocido como Emo y oriundo de India.

Por ese crimen, Zelaya exclamó públicamente: "la muerte de Emo es una declaración de guerra contra nosotros".

Desde el 2007 a la fecha se han registrado 23 periodistas muertos en Honduras, según el Comisionado Nacional de Derechos Humanos, Ramón Custodio, y apenas tres casos han sido aclarados por la policía.

Sólo en el 2010 hubo 10 periodistas muertos, por lo que Honduras, de acuerdo a organismos de derechos humanos, se ha convertido en uno de los más peligrosos para ejercer la profesión, aunque las autoridades atribuyen los crímenes a la delincuencia común.

El gobierno del presidente Porfirio Lobo ha pedido, infructuosamente, ayuda al FBI y a España para resolver los crímenes.

La organización no gubernamental The Freedom House presentó en mayo un informe llamado "Libertad de Prensa 2011", en el que catalogó a Honduras junto con México, Cuba y Venezuela, como las naciones en donde no existe prensa libre.

Para Custodio, la creciente ola de violencia que agobia al país dejó en el primer semestre de 2011 un promedio de 20 asesinatos por día.

Advirtió que de mantenerse la tendencia, Honduras podría cerrar el 2011 con una tasa de 86 homicidios por cada 100.000 habitantes, que sobrepasando once veces la tasa mundial establecida en 8,8.