Ministros de los países latinoamericanos que forman parte de la misión de paz de las Naciones Unidas en Haití se reunieron el jueves aquí para analizar la situación de ese país y la permanencia de esa fuerza en la nación caribeña.

La reunión, programada desde marzo, se realizó en medio de un escándalo causado por el presunto abuso sexual a un joven haitiano por parte de marinos uruguayos. Un portavoz del Ministerio de Defensa que no está autorizado a dar su nombre por política de la institución dijo a AP que la reunión no obedeció al escándalo.

Por la tarde, el embajador chileno Mariano Fernández representante del organismo internacional en Haití, informó a la prensa que el Consejo de Seguridad de la ONU recibirá este mes las propuestas de los países de la región para iniciar una gradual de reducción, de hasta un 15%, de los más de 12.000 soldados de la misión. No se dieron fechas.

Fernández admitió que todavía la situación amerita mantener las tropas para la seguridad y señaló que "especialmente hay puntos como la frontera de Haití con República Dominicana donde se observa mucho tráfico de personas" y delincuencia.

El funcionario chileno estuvo acompañado por el canciller de Uruguay, Luis Almagro quien señaló que toda la situación de Haití debe ser ponderada para ese retiro gradual de tropas y cuando se brinden situaciones de "seguridad, administración de justicia, respeto a los derechos humanos" en la nación caribeña.

Temprano el ministro de Defensa brasileño Celso Amorim advirtió que "seguirán las tropas hasta tanto no sean sustituidas por fuerzas locales".

La llamada Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (Minustah), que cuenta con algo más de 12.000 efectivos, se estableció en junio de 2004 por resolución del Consejo de Seguridad de la ONU y fue la sucesora de una Fuerza Multinacional Provisional autorizada en febrero de 2004 después de que el presidente Jean-Bertrand Aristide partió al exilio en el período posterior al conflicto armado que se extendió a varias ciudades del país.

En una resolución de enero de 2010 el Consejo de Seguridad refrendó la recomendación del Secretario General de aumentar la dotación general de la Minustah para apoyar la recuperación, reconstrucción y estabilidad de Haití tras el devastador terremoto de enero de 2010 en el que murieron más de 220.000 personas, de acuerdo con datos de la autoridad haitiana.

El presidente uruguayo José Mujica se inclinó el miércoles por mantener la fuerza de paz al señalar que el objetivo de su presencia en la isla "era formar una fuerza dentro de Haití, de haitianos, que se hagan cargo de la situación. Yo creo que ese objetivo hay que cumplirlo por el bien de los más débiles" pero advirtió que "no estamos en Haití para jubilarnos".

El incidente que involucra a marinos uruguayos salió a la luz la última semana con la difusión de un vídeo grabado con un teléfono celular en el que un marino uruguayo sin camisa parece a punto de abusar sexualmente de un joven tendido boca abajo en medio de las risas de otros cuatro efectivos.

El gobierno uruguayo ha insistido en que aplicará las sanciones más severas a los responsables del episodio.

Amorim sostuvo que se trató de "un hecho lamentable y aislado".