Los taxistas, los médicos de hospitales y los dentistas abandonaron el jueves sus puestos de trabajo al comenzar una nueva ola de protestas emprendidas por grupos profesionales y sindicatos contra las medidas de austeridad decretadas por el gobierno de Grecia.

Los conductores de taxis iniciaron una huelga de 24 horas el jueves contra los planes de abrir la profesión a más competencia, y estaban preparando otro paro de un día durante el fin de semana.

Por su parte, los dentistas y los médicos de hospitales iniciaron una huelga de dos días contra una serie de reformas que afectan a sus profesiones.

Se espera que en las próximas semanas ocurran huelgas entre los recolectores de basura, maestros y empleados de las oficinas recaudadoras de impuestos.

El gobierno socialista de Grecia está incrementando los recortes al gasto, presionados por las organizaciones internacionales de crédito que han atestiguado que el país no ha cumplido con algunas metas que resultan necesarias para seguir gozando de desembolsos de un fondo de rescate.