Un alce aparentemente intoxicado fue descubierto enredado en un manzano por un vecino estupefacto.

Per Johansson dijo que escuchó un rugido proveniente del jardín de su vecino, quien estaba ausente, en el sureste de Suecia el martes por la noche y fue a echar un vistazo. Allí se encontró con un alce pataleando entre las ramas del árbol. El animal aparentemente se había emborrachado al comer manzanas fermentadas.

Con ayuda de la policía y rescatistas, Johansson aserró algunas ramas del árbol y liberó al animal.

Pero éste parecía estar aturdido y fue al jardín de Johansson, donde seguía descansando el jueves.

Otros vecinos de Saro, un suburbio de Goteborg, habían visto al animal deambulando por la zona. Johansson dijo que el alce parecía enfermo, borracho o "medio estúpido".