El director del Banco Central Europeo dijo el jueves que disminuirá el riesgo inflacionario en los próximos meses, una señal a los mercados de que la institución mantendrá las tasas de interés sin cambios durante algún tiempo.

Jean-Claude Trichet, director del banco, dijo que los riesgos inflacionarios están "ampliamente equilibrados", con lo cual dejó de lado su posición anterior de que había riesgo de que aumentaran. Al mismo tiempo, señaló que se espera que la economía de la eurozona "crezca moderadamente, sujeta a una incertidumbre especialmente elevada y a un mayor riesgo de que haya una tendencia negativa".

Trichet evadió las preguntas de si las tasas se mantendrán fijas, y señaló que "nunca nos comprometemos de antemano, y estamos listos para hacer lo que sea necesario".

Pero los economistas dicen que el cálculo de que habrá menor riesgo inflacionario y las expectativas reducidas de crecimiento son indicios de que el banco no elevará las tasas pronto, después de registrar incrementos de un cuarto de punto en abril y julio. Esos aumentos se basaron en las expectativas de un mayor crecimiento e inflación.

El banco dejó el jueves su tasa de interés de referencia en 1,5%, sin aplicarle ningún cambio, al aumentar la incertidumbre en torno al pronóstico económico, tanto por la crisis de deuda en la eurozona como por un crecimiento global más débil.

Horas antes, el Banco de Inglaterra también mantuvo sin cambios su política económica, al dejar su tasa de interés sin cambios en un récord en baja del 0,5% cuando la preocupación por el deslucido desempeño económico de Gran Bretaña superó a los temores por su inflación del 4,4%.

El Banco Central Europeo ha desempeñado un papel crucial en el combate a la crisis de la deuda, al adquirir bonos españoles e italianos en los mercados financieros, lo cual ha hecho descender los rendimientos por intereses que esos países tienen que pagar.