La actriz Rosanna Nájera instaló un tubo en medio de la sala de su departamento y tras dos meses de moretones y ensayos pesados para la película "Sin retorno", cambió su forma de ver a las mujeres que recurren al "table dance" para ganarse la vida.

"Lo he dicho y no me canso de repetirlo, después de conocerlas y después de hablar con ellas, después de lo que me ayudaron para poder armar mi personaje, las respeto mucho más porque sus historias de vida son bien difíciles", dijo Nájera el miércoles en una entrevista con The Associated Press.

En su incursión en el cine, la también actriz de telenovelas da vida a Soledad, una mujer que se ve orillada a trabajar como bailarina nudista en un club nocturno para mantener a su hijo y que termina involucrándose en situaciones riesgosas.

Para imprimir mayor realismo a su interpretación, Nájera entrenó durante dos meses y colocó en medio de su casa un tubo similar a los que suele haber en clubes nudistas.

"Los vecinos no entendían por qué había un tubo y no había comedor", bromeó.

Nájera calificó su papel como "maravilloso", pues le hizo conocer a esas mujeres y "a todo lo que se tiene que enfrentar una chava (chica) que trabaja como 'teibolera'''. Su preparación también incluyó una instructora personal de baile.

"Fue muy fuerte porque además no es como que yo que tenga muy buena condición física", reconoció. "Hubo muchísimos moretones durante dos meses, porque subirme al tubo no estaba nada fácil ... fue muy difícil tanto a nivel actoral como a nivel físico".

"Sin retorno" se filmó hace dos años y llegará finalmente a las salas de cine mexicanas el 23 de septiembre.

Tras el estreno, Nájera tiene previsto viajar a Colombia para comenzar el rodaje de la cinta "Carrusel", una sátira política.