Con 23 puntos de Héctor Romero, Venezuela venció 92-80 Uruguay el jueves y se quedó con el apetecible quinto lugar que le permitirá jugar un repechaje mundial para el torneo de básquetbol de las próximos Juegos Olímpicos.

Venezuela se fue con ese premio, que es mucho más que un consuelo, después de haber fracasado en sus intentos de firmar la clasificación directa a Londres 2012 en este preolímpico de las Américas que reparte dos boletos.

El equipo dirigido por el estadounidense Eric Musselman, además del aporte de "Pepito" Romero, contó con 18 tantos de Greivis Vásquez e igual cantidad de David Cubillán.

Romero se recuperó justo antes del preolímpico de una lesión de menisco en la rodilla izquierda jugando en la liga de Puerto Rico y que lo mantuvo inactivo unos cuatro meses.

"Estoy orgulloso porque los dirigentes y todos me esperaron a que me recupere", dijo el ala pivote de 31 años. "Cuando me puse el uniforme me dije que por lo menos si no juego, por lo menos voy a alcanzar la toalla, a darle agua a mis compañeros", agregó en tono de broma Romero, quien se acaba de desvincular en conflicto con los Indios de Mayagüez de Puerto Rico.

"No quiero saber nada más de ese equipo", dijo Romero a The Associated Press. "Allí no vuelvo más".

La victoria de Venezuela se sintetizó en parciales 23-23, 19-14, 25-21 y 25-22.

El capitán de Uruguay Esteban Batista fue el más eficaz de su equipo con 22 puntos.

Argentina, Brasil, Puerto Rico y República Dominicana definirán el sábado las dos primeras posiciones que se traducirán en otros tantos boletos a Londres. El tercero y cuarto de esos equipos, junto con Venezuela, irán al repechaje que se disputará un mes antes de los Juegos en un país a designar.

La victoria de Venezuela demolió las esperanzas que aún mantenía Uruguay, que necesitaba una victoria de por lo menos cuatro puntos sobre la Vinotinto para quedarse con esa repesca.

Canadá era el tercer equipo en la porfía pero quedó liquidado en el partido anterior cuando Panamá le ganó 91-89 en un resultado que fue por demás inesperado. Los canaleros estaban eliminados, terminaron últimos en la segunda fase entre ocho equipos y sólo le ganaron al muy débil Paraguay en la ronda inicial.

En lo que fue un mano a mano entre la Vinotinto y la Celeste, Venezuela sólo tuvo firme oposición durante el primer tiempo cuando se fue al entretiempo con apenas cinco puntos de ventaja.

"Hasta ahí estábamos parejos, pero después nos caímos", dijo el técnico de Uruguay, Gerardo Jauri. "Teníamos una ilusión pero nos encontramos con un rival muy bueno que nos supo dominar".

Después, Venezuela se hizo fuerte de la mano de Romero, quien junto con Vásquez (Grizzlies de Memphis) y Cubillán (Trotamundos de Valencia) fueron el tridente ofensivo de los venezolanos.

Venezuela llegó a estar 11 puntos arriba al promediar el primer cuarto y un triple de Martín Osimani limó la diferencia.

Pero Venezuela retomó la iniciativa alternando penetraciones, definiciones de los internos en la pintura y lanzamiento de los perimetrales ante un Uruguay que lucía cansado.

Restando casi un minuto y con el reloj como aliado, Venezuela mantuvo la diferencia de 11 puntos y la estiró con un triple de Vásquez poco antes del final.