En medio de un caos provocado por miles de aficionados que superaron el control de los organizadores, la gira promocional del combate entre Manny Pacquiao y Juan Manuel Márquez llegó el jueves al corazón de la capital mexicana.

Alrededor de 15.000 personas acudieron al Monumento a la Revolución, y en varios momentos previos a la conferencia de prensa del tercer combate entre el mexicano Márquez y Pacquiao hubo empujones contra las vallas de seguridad colocadas alrededor de un improvisado cuadrilátero.

Varias personas, incluyendo niños y mujeres, tuvieron que ser auxiliadas por la policía para superar la valla y no ser aplastadas por la muchedumbre.

Las autoridades de protección civil reportaron un saldo blanco, con sólo algunos aficionados que tuvieron que ser tratados por golpes menores y deshidratación.

"No esperaba algo así, fue sorprendente ver el recibimiento de la gente", dijo el filipino Pacquiao en una fugaz rueda de prensa en la que no aceptó preguntas. "Es importante para mí estar aquí, este es un recibimiento muy cálido e impresionante".

Antes de la presentación de la pelea, el filipino visitó la catedral capitalina y acudió a la cámara de diputados donde le dieron un reconocimiento.

"Quiero darle las gracias al congreso por el premio que me dieron", agregó Pacquiao, quien en su país también ocupa un cargo parlamentario.

Pacquiao y Márquez se presentaron en México en la última parada de una gira mundial para promover su pelea, que se realizará el 12 de noviembre en Las Vegas.

"Va a ser la tercera pelea y va a ser muy buena, con muchas emociones", añadió el filipino.

La primera pelea entre ambos terminó en empate en 2004 y luego Pacquiao se impuso por una decisión dividida en 2008. Márquez, considerado como el mejor púgil mexicano del momento, para muchos observadores ganó ambos combates.

"Las dos peleas lo ayudaron los jueces y ahora vamos a buscar un nocaut inteligente", dijo Márquez. "Les agradezco el apoyo que me han dado, voy a dejar todo arriba del ring y voy a hacer lo mejor posible por mí, por mi familia y por México".