Ocho personas murieron debido a la explosión de bombas en Afganistán en los dos últimos días, dijeron el jueves funcionarios de la OTAN y Afganistán. Mientras tanto las fuerzas de seguridad se preparaban para un posible aumento de violencia al aproximarse el décimo aniversario de los ataques del 11 de septiembre del 2001 en Estados Unidos.

La OTAN informó que dos de sus efectivos murieron en el sur y las autoridades dijeron que un ingeniero turco y cinco soldados afganos murieron en otros incidentes en el este y el oeste. La OTAN no suministró más detalles sobre el ataque ni la nacionalidad de los muertos. La alianza internacional ha perdido siete miembros en lo que va de septiembre y 330 en el 2011.

El jefe de policía para el oeste de Afganistán, Zia Uddin Mahmoodi, dijo que el ingeniero turco trabajaba en proyectos de construcción en el distrito de Adraskan, en la provincia de Herat, cuando su vehículo detonó una bomba. Dos de sus guardaespaldas resultaron heridos.

En Kabul, el ministerio de defensa anunció que la explosión de una bomba en un camino en la provincia de Jost mató el miércoles a cinco soldados afganos.

Las fuerzas de seguridad afganas han sido puestas en alerta y muchos organismos internacionales de ayuda y embajadas han aconsejado a los extranjeros que viven y trabajan en Afganistán a limitar sus movimientos durante el fin de semana a partir del viernes, el décimo aniversario de la muerte del legendario líder de la Alianza Norteña, Ahmed Sha Masud.

Masud murió en un ataque suicida dos días antes de los ataques del 11 de septiembre y sus fuerzas ayudaron a Estados Unidos a desalojar al Talibán tras la invasión de Afganistán el 7 de octubre.