La acción llega de nuevo a la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) tras superar un cierre laboral de cuatro meses y medio, con un nuevo convenio laboral firmado por 10 años y a los Packers de Green Bay como campeones defensores del Super Bowl y equipo a batir.

Junto a los Packers, que tienen también en su plantilla al Jugador Más Valioso (MVP), como es el mariscal de campo Aaron Rodgers, los Eagles de Filadelfia, Steelers de Pittsburgh, Patriots de Nueva Inglaterra y Jets de Nueva York, también están listos para luchar por el título del Super Bowl.

Sin descartar a otros aspirantes como los Cowboys de Dallas, el equipo de la NFL que vale 1.850 millones de dólares, el más alto dentro de la liga y del deporte profesional de Estados Unidos, de acuerdo a la revisa especializada "Forbes".

El cierre patronal no permitió la mejor preparación de cara a la nueva temporada que tendrá como plato fuerte el enfrentamiento en la primera semana entre los Packers y los Saints de Nueva Orleans, los dos últimos campeones del Super Bowl, que abrirán la competición con el partido inaugural.

Además también se verá un gran duelo de mariscales de campo con Rodgers y Drew Brees, el estelar de los Saints para protagonizar el partido que ya se ha sido considerado como un "minisuperbowl" entre los dos grandes rivales de la Conferencia Nacional (NFC).

Rodgers y Brees son los últimos dos que han conseguido el premio MVP del Super Bowl y cada uno estará al frente de la ofensiva de su equipo.

Ambos tendrán la oportunidad de disipar cualquier resentimiento que prevalezca tras una pausa llena de negociaciones agrias y tensas durante el acuerdo del nuevo convenio laboral, que sin embargo, al final, tuvieron éxito y alcanzaron una paz que durará al menos por los próximos 10 años.

Además, los Packers y los Saints mostraran en el campo desde el inicio sus cartas reales de las posibilidades que tienen de volver a aspirar a luchar por el título del Super Bowl, que el próximo febrero se jugará en el Lucas Oil Field, de Indianápolis, la casa de los Colts, que con el mariscal estelar Peyton Manning, lesionado, han perdido opciones de estar entre los favoritos.

Al margen de lo que pueda deparar el gran duelo entre los Packers y los Saints, Rodgers tiene claro que su equipo desea demostrar que el triunfo conseguido el pasado febrero en Dallas no fue producto de la suerte o de una buena racha final de temporada.

"Si piensan en equipos que dominaron distintas décadas, fueron equipos que ganaron varias veces el Super Bowl", declaró Rodgers. "Los Steelers en los 70, los 49ers (San Francisco) en los 80, los Cowboys en los 90, los Patriots en el 2000, ganaron varias veces el Super Bowl. Queremos restablecer esa tradición de avanzar cada año a la fase final y llegar al Super Bowl".

A eso aspiran también los Eagles en la NFC, donde están los Packers, tras reforzarse muy bien en todas sus líneas y además de lograr el fichaje del mariscal de campo Vince Young, que se une a Michael Vick, ya establecido como el hombre franquicia del equipo de Filadelfia.

Young, que dejó por la puerta de atrás a los Titans de Tennessee, donde fue jugador franquicia, llega a los Eagles por un año y 5,5 millones de dólares para formar una pareja demoledora con Vick, si este necesita de su ayuda o se lesiona.

Los Cowboys, con el mariscal de campo estelar Tony Romo recuperado por completo, y mejor defensa, esperan tener la opción de disputarle también el título de la NFC a los Packers, para unirse al grupo de equipos como los Bears de Chicago, Giants de Nueva York y Falcons de Atlanta, que siempre ha que tener en cuenta.

Dentro de la Conferencia Americana (AFC), una vez más el equipo a batir serán los Steelers, que defienden el título de campeones, pero serán los Patriots los que llegan mejor reforzados, especialmente en su defensa, que fue su tendón de Aquiles de la pasada temporada.

Los Steelers volverán a presentar un equipo sólido en su juego defensivo, pero con un mariscal de campo como Ben Roethlisberger, que tiene ya en su poder dos anillos de campeón del Super Bowl, y que buscará el tercero para asegurarse un puesto automático en el Salón de la Fama.

Además, sin problemas extra deportivos esta temporada ni suspensiones como los cuatro partidos que tuvo que perderse el año pasado al inicio de competición, Roethlisberger tiene el aliciente de unirse al grupo selecto de los mejores mariscales de todos los tiempos.

Los únicos mariscales de campo que lograran más de dos títulos de Super Bowl fueron Joe Montana (4), Terry Bradshaw (4), Troy Aikman y Tom Brady. Tres de ellos ya residen en Canton y el otro --Brady-- será miembro del Salón de la Fama en su primer año de elegibilidad, cuando sea que decida retirarse y que actualmente es considerado como el mejor de la NFL.

Roethlisberger estuvo a las puertas de unirse a ese grupo de élite, pero se quedó a una serie anotadora en el Super Bowl XLV, cayendo por 31-25 ante los Packers.

Precisamente será el mariscal de campo Brady el que también volverá a liderar el juego ofensivo único de los Patriots, que mantienen todo el potencial de la pasada temporada y han sido además el equipo que mejor se ha reforzado en el apartado defensivo.

La presencia una temporada más del entrenador en jefe "Bill" Belichick, el mejor y más completo que hay actualmente en la NFL, al frente del equipo convierten a los Patriots, junto a los Steelers en los dos equipos a batir dentro de la AFC.

Los Jets, con el mariscal del campo de origen mexicano Mark Sánchez como su gran líder, quieren dar el gran salto que les faltó las dos últimas temporadas cuando se quedaron a las puertas de alcanzar el Super Bowl tras perder en la final de la AFC contra los Colts y Steelers, respectivamente.

Mientras que los Colts, sin Manning para el inicio de temporada, cortó racha de 227 partidos consecutivos como titular, son toda una incógnita y los Texans de Houston, que han formado el equipo más completo desde que llegaron a la NFL, buscarán cuando menos estar por primera vez en la fase final y ver que opciones tienen de luchar por el Super Bowl.