Decenas de atletas paralímpicos se sumaron hoy a una exhibición en la céntrica plaza de Trafalgar de Londres, convertida por un día en uno más de los emplazamientos olímpicos que la capital británica ultima para el verano de 2012.

Ante cientos de londinenses y turistas, los atletas reivindicaron sus deportes no solo como una forma de integración social, sino como un espectáculo competitivo y atractivo para el público.

La selección británica de baloncesto en silla de ruedas, la alemana de rugby y deportistas de distintos países de disciplinas como judo, tenis de mesa y atletismo compitieron durante toda la jornada ante cientos de espectadores.

Oscar Pistorius, el atleta con piernas artificiales que participó en los pasados mundiales de atletismo en Daegu (Corea del Sur) y es conocido como "Blade Runner", estuvo también presente en la plaza, donde desde hoy se erige una estatua de bronce en su honor.

También participaron en la exhibición el primer ministro británico, David Cameron, y el alcalde de Londres, Boris Johnson, que disputaron durante unos minutos un partido de tenis con atletas en silla de ruedas.

Los Juegos Paralímpicos y Olímpicos son dos acontecimientos íntimamente ligados desde Seúl 1988, cuando comenzaron a disputarse en las mismas instalaciones deportivas con pocos días de diferencia.

En Londres, a partir del 29 de agosto del próximo año -17 días después de la clausura de los Juegos Olímpicos-, más de 4.200 atletas, provenientes de 150 países y con diversos tipos de discapacidad, competirán por colgarse una medalla de oro.

Será una oportunidad para que miles de londinenses disfruten de competiciones de alto nivel y de las instalaciones deportivas que se han levantado en Stratford, dado que muchos quedaron fuera del sistema de reparto de entradas para los Juegos Olímpicos establecido por el comité organizador o no pudieron hacer frente a su elevado precio.

A partir de mañana se podrán adquirir entradas para los Juegos Paralímpicos, la mitad de las cuales costarán menos de diez libras (unos 11 euros), y el 75 por ciento menos de 20 libras (unos 23 euros).

Algunas de las selecciones que aspiran a participar en los Paralímpicos todavía tienen que clasificarse a través de competiciones continentales para Londres 2012, como es el caso del combinado alemán de rugby.

Artan Selmanaj, uno de los miembros del equipo germano que participó en la exhibición de hoy, explicó a Efe que los últimos meses ha intensificado su entrenamiento para lograr la clasificación y llegar en plena forma a la cita de 2012.

"Mi sueño es jugar en las olimpiadas de Londres, la ciudad en la que vivo. Para eso estoy entrenando más que nunca", afirmó Selamanaj, a quien el deporte le "cambió la vida" hace seis años, cuando se unió a la selección alemana de rugby.

"Jugar es lo que me hace feliz. Me ha dado la oportunidad de moverme por el mundo con mi silla de ruedas. He competido en países como Canadá, Estados Unidos o Suiza", dijo Selamanj, que compite durante la temporada en un club londinense.

Uno de los problemas a los que se enfrenta un atleta paralímpico es encontrar financiación para el material específico que requiere su deporte.

La silla especial para jugar al rugby, "preparada para moverse con rapidez y, al mismo tiempo, resistir los golpes", puede costar hasta 5.000 euros, explicó el aleta.