Temas como la homosexualidad, las adicciones y el amor ocupan las nuevas canciones de la exitosa banda española La Oreja de Van Gogh, que tiene previsto promocionar su nuevo disco por algunas ciudades del continente americano, sin descartar una nueva visita al Festival Viña del Mar.

Tras su triunfal participación en ese encuentro musical en 2005 y 2006, los miembros del grupo aprovecharon la presentación en Madrid de su nuevo disco, "Cometas en el cielo", para destacar que allí vivieron "momentos maravillosos" y que, si por ellos fuera, repetirían todos los años.

"En Latinoamérica nos han tratado siempre de maravilla, como en casa", añadió el batería Haritz Garde, quien informó de que la intención de LOVG es visitar la región próximamente.

En concreto, La Oreja de Van Gogh pasará el 2 de diciembre próximo por Sao Paulo en su primera visita a Brasil. Según comunicaron, también están previstos próximos viajes a México, Nueva York y, probablemente, alguna ciudad más del continente.

La Oreja de Van Gogh, con cerca de 8 millones de discos vendidos a lo largo de sus 13 años de carrera, afirmaron que en su nuevo disco se mantienen los temas de siempre, una mezcla de realidad y romanticismo, pero desde de una perspectiva más madura y "valiente".

Desde la dimensión "humana" del problema, dedicaron por ejemplo una canción a la situación política de su tierra natal, el País Vasco (norte de España), que actualmente vive un período de calma tras el cese de la violencia terrorista de ETA.

"Con toda la cautela del mundo, hemos hecho una canción de esperanza y se la dedicamos a la primavera que esperamos que florezca", dijo a Efe Pablo Benegas, guitarrista.

"La niña que llora en tus fiestas", el primer tema extraído de ese disco, grabado en Estocolmo de la mano del productor Simon Nordberg, muestra más energía de la acostumbrada, con cierto giro al rock y a la electrónica.

Al respecto, aseguraron que buscaron "soluciones nuevas a viejos problemas" para no caer en la autocomplacencia, pero precisaron que el nuevo álbum "no va a sorprender a nadie" y que siguen haciendo lo que saben hacer.

Es además el "disco más de los cinco", puesto que todos se implicaron en la composición de las letras, incluidos el bajista Álvaro Fuentes y la vocalista Leire Martínez, que sustituyó a Amaia Montero en 2008 con el disco "A las cinco en el Astoria".

"Te vas sintiendo más segura", afirmó Martínez, que dijo sobrellevar a día de hoy "la misma responsabilidad, pero mucho menos peso".

Más asentada en la banda, la cantante relató el pánico que sintió cuando, al inicio de su etapa con LOVG y durante un multitudinario concierto en Bogotá ante 60.000 personas, un fallo eléctrico provocó que se quedara sola cantando al micrófono el tema "Rosas". "Me quería morir", reconoció la artista.