El más reciente viaje de la NASA a la Luna fue aplazado nuevamente el viernes.

Un par de naves espaciales que buscan orbitar la Luna y medir su gravedad despegarán hasta el sábado. La agencia espacial estadounidense informó que necesita tiempo para analizar los datos del sistema de propulsión del cohete.

Las preocupaciones surgieron después del primer fallido intento de lanzamiento del jueves.

Los fuertes vientos frenaron el conteo regresivo el jueves y la NASA quería intentarlo el viernes. Pero el jueves por la noche, la agencia aplazó el lanzamiento para el sábado y está programado para las 8:29 de la mañana.

Los satélites casi idénticos se llaman Grail-A y Grail-B. Grail es el acrónimo de Gravity Recovery and Interior Laboratory (Laboratorio Interior y de Recuperación de Gravedad).

Ninguna de las 109 misiones anteriores del mundo han sido dedicadas a la gravedad lunar como Grail. Esta misión representa una inversión de 496 millones de dólares.