Los indígenas amazónicos bolivianos que rechazan una carretera que partirá en dos una reserva natural reanudarán este jueves su marcha hacia a La Paz, a pesar del bloqueo con el que les amenazan campesinos leales al presidente Evo Morales, confirmaron hoy líderes de etnias amazónicas.

La caminata comenzará de nuevo en la madrugada y los indígenas pretenden recorrer unos 25 kilómetros, pasando de largo por el pueblo de Yucumo para evitar choques con los colonos que bloquean la ruta para frenar la marcha, dijo a Efe el dirigente de la Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente, Ernesto Sánchez.

"Nosotros estamos marchando pacíficamente y todo lo que pueda suceder allí será responsabilidad del Gobierno (...) Cuando el presidente era colono, bloqueaba y marchaba; los gobiernos de antes eran perversos y ahora él (Morales) se está copiando de lo que ellos nos hacían", señaló Sánchez.

Los indígenas permanecieron casi una semana en el pueblo amazónico de San Borja, a unos 230 kilómetros de la ciudad de Trinidad (noreste), donde comenzó la marcha contra la carretera, que está financiada por Brasil y atravesará la reserva natural.

Como no prosperó el diálogo con los ministros que Morales delegó para atender el conflicto, las etnias exigieron la presencia del mandatario en San Borja, para hablar directamente con él, lo cual fue descartado por el Ejecutivo.

El Gobierno tiene siete recorridos alternos para la carretera, pero todos implican atravesar el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis), lo que rechazan las etnias porque temen daños ambientales y la invasión de productores de hoja de coca, base para la elaboración de cocaína.

Morales, que sigue presidiendo siete sindicatos de cocaleros, defiende el proyecto con el argumento de que es vital para la integración vial de Bolivia y acusa a los indígenas de intentar desestabilizar su Gobierno con apoyo de Estados Unidos y organizaciones no gubernamentales extranjeras.

Los gobiernos de Bolivia y Brasil firmaron en 2009 el documento por el que el segundo financia con 332 millones de dólares la carretera de más de 300 kilómetros, cuya construcción comenzó por sus extremos en junio pasado.

El asesor presidencial brasileño Marco Aurelio García, que comenzó hoy una visita de dos días en La Paz, declinó opinar sobre el conflicto con los indígenas porque, dijo, "son problemas internos de Bolivia".

"Nosotros tenemos confianza de que el Gobierno y todos sus interlocutores sabrán encontrar una solución para eso", dijo García a periodistas, y añadió que por el momento Brasil no ha tenido "ninguna razón para suspender la financiación" del proyecto.