El gobierno chileno no descartó que pueda haber incidentes el domingo al cumplirse un nuevo aniversario del golpe militar de 1973, pese a que en los días previos no se han registrado hechos violentos como ocurrió en años anteriores.

"No va a ser un día normal, esperamos que no sea un día normal. Hace varios años que no lo es", dijo el portavoz oficial del gobierno Andrés Chadwick en conversación con corresponsales extranjeros.

Agregó que habitualmente la fecha es motivo de conflictos, pero que esperan que no haya manifestaciones de violencia.

Desde hace años, el aniversario y los días previos al mismo han estado marcados por violentos disturbios, sobre todo en los suburbios por las noches.

El año pasado, considerado uno de los aniversarios más tranquilos por la policía, se registraron saqueos, cinco heridos y 71 detenidos en la noche del 11 de septiembre.

Aunque el actual gobierno está regido por una alianza de derecha y algunos de sus dirigentes adhirieron a la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), en 2010 no hubo ningún acto oficial recordatorio.

En años anteriores los incidentes solían registrarse tras romerías a la tumba del derrocado presidente Salvador Allende y a un monumento en homenaje a los desaparecidos durante el régimen de facto. Pero este año los restos del ex mandatario se mantienen aún en el Servicio Médico, donde se le practicó una nueva autopsia. El funeral previsto para el domingo pasado fue suspendido por una tragedia aérea donde murieron 21 personas. La familia Allende informó que el sepelio se realizará en privado en una fecha no anticipada.