El expediente de la muerte del boxeador Arturo Gatti ha sido reabierto, anunció el jueves la fiscalía brasileña.

Las autoridades determinaron en 2009 que el fallecimiento de Gatti fue un suicidio. Sin embargo, un vocero de la fiscalía del estado de Pernambuco le dijo a la AP que el caso es analizado nuevamente, luego que investigadores privados en Estados Unidos revelaron evidencia que contradice la teoría de que el púgil nacido en Italia y criado en Canadá se ahorcó.

El portavoz Jaques Cerqueira indicó que la fiscal Paula Ismail podría solicitar la evidencia encontrada por los investigadores estadounidenses, que dijeron que Gatti fue asesinado. Ella podría presentar cargos de homicidio o decidir respaldar los hallazgos de la investigación original de que Gatti se suicidó.

"Ella hará un anuncio después de que haya concluido de analizar la evidencia presentada tras la investigación inicial", afirmó Cerqueira, quien también hizo notar que el caso nunca quedó cerrado técnicamente.

Ismail también podría pedir una investigación adicional, señaló el vocero.

Expertos forenses contratados por el ex manager de Gatti en Estados Unidos utilizaron fotografías de la escena del delito, entrevistas, reportes de la autopsia y simulaciones generadas por computadora para cuestionar en diversos frentes la investigación penal efectuada en Brasil tras la muerte del boxeador.

Eduardo Trindade, abogado que asesora a la familia de Gatti, dijo que desea que el informe del panel sea presentado a los fiscales en Brasil, y que presionará para que se expida una acusación formal contra la esposa del púgil, Amanda Rodrigues Gatti.

Ella fue arrestada en un principio bajo sospecha de haberlo estrangulado, pero la primera investigación policial la absolvió. No ha sido identificado ningún otro sospechoso.