El humor en los salones de clase en España es sombrío al iniciar el nuevo año escolar, con los profesores de las escuelas públicas furiosos por las medidas de austeridad porque temen que socave la calidad de la educación.

Miles de maestros, padres y estudiantes marcharon por las calles de Madrid el miércoles en la noche para protestar por los recortes de personal.

Los maestros también planean manifestarse en otras regiones como Navarra en el norte, Galicia en el noroeste y Castilla-La Mancha, en el centro de España.

La educación es en su mayoría controlada por los gobiernos regionales, muchos de los cuales tienen pesados déficits.

Bajo la presión para reducir costos, se les está ordenando a los académicos pasar más horas en los salones de clase este año. Los sindicatos dicen que eso significa que miles de maestros de apoyo serán despedidos.

En Madrid, fue convocada una huelga para el 14 de septiembre que es cuando inician actividades las escuelas secundarias públicas.