El Ministerio británico de Sanidad confirmó hoy que se levantará el próximo 7 de noviembre la actual prohibición de por vida de donación de sangre impuesta a los homosexuales para prevenir el riesgo de contaminación del Sida.

Sanidad informó de que ha aceptado las recomendaciones del llamado Comité Asesor de Seguridad de la Sangre, que ha indicado que los homosexuales que no han tenido relaciones íntimas con otro hombre durante un periodo de un año podrán donar sangre.

Las restricciones habían sido establecidas en los pasados años ochenta como medida de precaución, sin embargo los últimos estudios médicos presentados al Gobierno británico indican que una prohibición de este tipo ya no estaba justificada.

La actual medida había sido cuestionada por expertos médicos a la luz de la mejora en los análisis de sangre.

Varios países han suavizado las medidas pues tienen en cuenta el tiempo desde que un hombre ha mantenido relaciones íntimas con otro.

Según los médicos, es imposible detectar el virus del Sida durante un tiempo posterior a la infección.

Actualmente, toda la sangre que es donada es analizada por el Servicio Nacional de Sangre para saber si está infectada con Sida.

Además de los homosexuales, tienen prohibido donar sangre -pero sólo durante un año- las personas que han sido sexualmente activas en países donde la incidencia de Sida es importante.

El Colegio de Enfermeras votó a principios de este año a favor de levantar la prohibición de por vida.