El Parlamento alemán (Bundestag) inicia hoy los debates para aprobar la participación de este país en la segunda ampliación del fondo de rescate del euro, en los que la coalición de la canciller, Angela Merkel, debe vencer las resistencias de un importante número de diputados de sus propias filas.

La discusión parlamentaria, que culminará con la pertinente votación a finales de mes, comienza un día después de que el Tribunal Constitucional alemán diese luz verde al primer programa para el mecanismo de rescate del euro y las ayudas para los países de la eurozona en apuros financieros.

El máximo tribunal germano exigió, sin embargo, que todo nuevo programa e incluso cada tramo de ayudas a países necesitados de la zona euro sean ratificados como mínimo por la Comisión Presupuestaria del Bundestag al reclamar un mayor control parlamentario.

Pese al respaldo a su política europea que supone la sentencia, Angela Merkel, debe conseguir hasta final de mes convencer de la necesidad del segundo mecanismo de rescate del euro a los diputados de la coalición -cristianodemócratas, socialcristianos bávaros y liberales-, que se resisten a dar su aprobación.

Aunque es seguro el apoyo al nuevo paraguas de rescate del euro de la oposición socialdemócrata y verde, con lo que su aprobación parece indiscutible, Merkel debe aportar su mayoría de 19 diputados en el Bundestag si no quiere ver peligrar su coalición conservadora-liberal.

En votaciones experimentales para el segundo paquete de rescate del euro celebradas el pasado lunes en el seno de los grupos parlamentarios de la Unión (CDU/CSU) y los liberales (FDP) un total de 25 parlamentarios lo rechazaron o se abstuvieron, lo que supuso un duro revés para la canciller y su gobierno.

El propio vicepresidente del grupo parlamentario de la Unión de Merkel, Wolfgang Bosbach, encabeza el grupo de los rebeldes con el argumento de que las ayudas financieras a los países en crisis podrían convertirse en un flujo ilimitado que amenaza la economía de Alemania.

En esta segunda ampliación del fondo de rescate del euro se prevé que Alemania aporte avales por hasta 253.000 millones de euros, cifra cercana a los presupuestos totales del Estado alemán que ascienden el año próximo a unos 300.000 millones de euros.