Ha habido que esperar quince días más de lo previsto, pero finalmente mañana viernes arrancará la Liga italiana, en la que el Milan y el Inter se erigen como grandes favoritos y donde todos miran de reojo al Juventus, el Nápoles y el Roma de Luis Enrique, sobre los que hay puestas muchas esperanzas.

La huelga de futbolistas, primero, y los partidos de clasificación para la Eurocopa 2012, después, han retrasado un arranque liguero que, a partir de este fin de semana, dejará entrever el verdadero nivel de los clubes italianos, muy castigados en los últimos años por el mal estado de sus cuentas económicas y las ventas de jugadores importantes.

Por eso, todos los ojos se posarán en los nuevos fichajes que tendrán que emplearse a fondo para hacer olvidar a otros grandes jugadores que se marcharon durante el verano, como el argentino Javier Pastore (París Saint-Gemain), el chileno Alexis Sánchez (Barcelona) o el camerunés Samuel Eto'o (Anzhi).

Entre las nuevas incorporaciones, el uruguayo Diego Forlán vistiendo la camiseta del Inter es uno de los que genera mayor expectación, sobre todo después de que el club informara de que el delantero no podrá disputar los encuentros de la fase de grupos de la Liga de Campeones con su nuevo equipo, por haber jugado con el Atlético de Madrid en la Liga Europa.

El Milan será el primero en estrenarse en Liga, en un complicado partido contra el Lazio que disputará mañana y en el que espera demostrar su condición de favorito para ganar el "scudetto" el próximo mes de junio y revalidar así el triunfo cosechado hace unos meses.

El técnico Massimiliano Allegri podrá contar con todos sus jugadores, incluido el sueco Zlatan Ibrahimovic, que arrastraba problemas en el tobillo, pero que en los últimos días ha asegurado que ya se encuentra bien y está "totalmente recuperado".

Si el Milan es quien inaugura el campeonato, su gran rival, el Inter, será el encargado de clausurar la segunda jornada (la primera que se disputa, ya que la huelga de futbolistas impidió el arranque liguero habitual a finales de agosto) el domingo a las 20.45 hora local (18.45 GMT).

No lo tendrán nada fácil Forlán y compañía, que viajan a la isla de Sicilia para enfrentarse al Palermo de Maurizio Zamparini, actual subcampeón de la Copa de Italia.

Los aficionados "interistas" confían en que la marcha de Pastore haya hecho mella en los isleños, así como en el instinto goleador de sus delanteros: Forlán, Diego Milito y Giampaolo Pazzini, el artífice del tanto de Italia contra Eslovenia que garantizó su pase a la fase final de la Eurocopa.

Uno de los equipos que rindieron mejor la pasada campaña (tercero) fue el Nápoles del uruguayo Edinson Cavani, que en esta primera jornada visita al Cesena, en el que se perfila como un sencillo encuentro para los del sur de Italia.

Otro de los partidos más esperados de la jornada enfrenta al Roma y el Cagliari, un enfrentamiento importante para el técnico español Luis Enrique Martínez, que en las últimas semanas ha sido considerado el culpable de la eliminación del conjunto "giallorosso" en la Liga Europa.

Asimismo, el encuentro permitirá comprobar si los supuestos problemas entre el asturiano y el capitán Francesco Totti, surgidos por los escasos minutos jugados por el italiano en los primeros partidos del Roma, están resueltos o no.

El estreno en Italia de los españoles Bojan y José Ángel, así como el de los argentinos Fernando Gago y Erik Lamela también estarán en el punto de mira de los aficionados "romanistas", quienes esperan resarcirse del mal resultado de la pasada campaña, cuando el Roma quedó fuera de los puestos que dan acceso a la Liga de Campeones.

Por su parte, el renovado Juventus de Antonio Conte, otro de los que esperan ser equipo-revelación del año, recibe en casa al Parma, recién ascendido.

Completan la primera jornada del campeonato el Catania-Siena, el Chievo-Verona, el Fiorentina- Bologna, el Génova-Atalanta y el Lecce-Udinese.