El juez que preside el caso contra el ex presidente egipcio Hosni Mubarak citó a los principales miembros del consejo militar para atestiguar a puerta cerrada una decisión que los egipcios esperaban ansiosos, porque se prevé que los máximos generales expongan el papel del ex líder en el asesinato de personas que se manifestaron contra su gobierno.

El testimonio en el histórico juicio podría dar al general Mohammed Tantawi, que ahora gobierna a Egipto una posibilidad de impulsar su imagen frente a las crecientes críticas de la gente de que el militar permanece demasiado cerca del régimen de Mubarak.

También infunde una nueva seriedad a un juicio que muchos ven como estancado en medio de la confusión y acusaciones de perjurio.

Tantawi y otros integrantes del gobierno que también fueron a testificar pertenecen al círculo cercano de Mubarak. Es por eso que se cree que ellos pueden declarar si Mubarak ordenó a la policía utilizar fuerza letal contra los manifestantes en el levantamiento de 18 días que terminó con el derrocamiento del mandatario en febrero.

Mubarak, de 83 años, está acusado de complicidad en las muertes de los manifestantes, un cargo que podría implicar pena de muerte.

Sin embargo las sesiones, que comenzarán el domingo, serán a puerta cerrada. El juez Ahmed Rifaat dijo que lo ordenó de esta forma para proteger "la seguridad nacional y los más altos intereses de la nación".