Los siete pasajeros del yate danés "ING", secuestrados por piratas somalís el pasado 24 de febrero, han sido liberados, informó hoy el Ministerio de Asuntos Exteriores de Dinamarca.

Los tripulantes, un matrimonio con sus tres hijos y otros dos adultos, están "a salvo" y "se encuentran bien dadas las circunstancias", según un comunicado de Exteriores.

Las autoridades danesas señalaron que se espera que los siete nacionales estén de vuelta en Dinamarca en poco tiempo.

Exteriores informó también de que seis marineros -dos daneses y cuatro filipinos- del barco danés "Leopard" siguen todavía secuestrados por piratas somalís y que las autoridades de este país nórdico siguen este caso "muy de cerca".

Los ataques de los piratas, que utilizan para los abordajes pequeñas lanchas rápidas apoyadas por buques nodriza, se llevan a cabo cada vez más lejos de sus refugios en la costa somalí.

En el océano Índico, los piratas han llevado sus operaciones hacia el este, más cerca de la India que de las costas somalís, y por el sur ya operan cerca de Mozambique, junto a las islas Comoras y Madagascar.

Las operaciones de los piratas amenazan así dos de las principales vías de navegación comercial del mundo: la que pasa por el golfo de Adén hacia el mar Rojo y el canal de Suez para llegar al Mediterráneo y la que une el Índico y el Atlántico a través del Cabo de Buena Esperanza, en el extremo austral de África.