Oficiales de las marinas de guerra de doce países de América y de Francia participan desde hoy en el VI Curso Internacional de Interdicción Marítima, contra el narcotráfico y otros delitos, en aguas próximas a la ciudad colombiana de Cartagena.

El curso, con una duración de ocho semanas, tiene una parte teórica y una práctica en el mar, explicó a Efe el capitán de navío Andrés Vásquez, jefe del Estado Mayor de la Fuerza Naval del Caribe de la Armada colombiana.

En la parte teórica, precisó el alto oficial en diálogo telefónico, los asistentes revisan las reglas de enfrentamiento, asuntos derecho internacional humanitario y de derechos humanos, doctrina operacional, primeros auxilios, técnicas de rescate y ejecución de leyes marítimas.

También hacen repaso de la doctrina de la interdicción en el mar y en la parte práctica, de supervivencia.

En ésa última parte, explicó el capitán Vásquez, los oficiales son dejados en el mar en lapsos de entre 48 y 72 horas, "al lado de una balsa con agua y alimentos y ellos deben controlar sus raciones".

La Armada Nacional de Colombia, por su parte, destacó en un comunicado de prensa que "la experiencia, con los años, es referente para diferentes países del mundo, especialmente en el mar Caribe, debido a los excelentes resultados (...) en la lucha contra el narcotráfico y a la cooperación internacional para combatirlo".

El objetivo común busca "cerrar las vías marítimas al tráfico de drogas ilícitas", destacó la institución colombiana.

Los oficiales que participan en la actual experiencia provienen de Francia, de Brasil, Canadá, Chile, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Estados Unidos, México, Panamá, Paraguay, República Dominicana y Colombia.

Al final del curso los oficiales reciben un certificado de participación que los califica tras la aprobación para replicar la experiencia en las instituciones de sus respectivos países, concluyó el capitán Vásquez.