El gobierno de Níger dijo el miércoles que aceptó "por razones humanitarias" a un grupo de 13 libios que llegaron al país en una caravana, pero confirmó que el derrocado dictador Moamar Gadafi no está entre ellos.

Dijo que tomó la decisión tras consultar con el opositor Consejo Nacional de Transición de Libia.

Los libios recién llegados "deben abstenerse de tomar ninguna acción" o actitudes no compatibles con esas condiciones humanitarias, dijo en una declaración emitida tras una reunión del gabinete encabezada por el presidente Mahamadu Isufu.

Dijo que las acciones fueron tomadas "por interés de Níger y en consultas regulares con funcionarios del Consejo Nacional de Transición", el gobierno de facto de los rebeldes libios que Níger reconoció como representante legítimo del vecino país.

El comunicado no identificó a ninguno de los libios. Pero otros funcionarios de Níger confirmaron que altos miembros del régimen de Gadafi encabezados por el jefe de seguridad del ex dictador cruzaron la víspera la frontera desde Libia.

La declaración del gabinete dijo que el primer grupo arribó en tres vehículos con 14 personas, incluyendo cuatro ciudadanos de Níger. Un cuarto vehículo llegó más tarde con cuatro personas, incluyendo un ciudadano de Níger. Dijo que no hubo convoy de 200 personas, como reportaron algunos medios de prensa.

El funcionario de aduanas Haruna Ide dijo a la AP que Mansur Dao, jefe de seguridad de Gadafi, había arribado junto con el líder rebelde tuareg Rissa ag Boula y otros tuaregs de Libia que habían ido a Libia a pelear junto a las fuerzas de Gadafi.

Estados Unidos llamó el martes a las autoridades de Níger a detener a cualquier individuo que pudiera ser sujeto a juicio en Libia, confiscarle las armas y cualquier propiedad estatal — tales como dinero y joyas — que haya sido sacada ilegalmente del país.