El ministro de Interior y Justicia de Venezuela, Tareck El Aissami, dijo hoy que tres españoles detenidos la semana pasada en la isla de Los Roques fueron "inadmitidos" y no deportados a Cuba, y no confirmó si se trataba de etarras.

"Simplemente fueron inadmitidos por violar la Ley de Extranjería e Inmigración en su artículo 7", declaró El Aissami a periodistas en la ciudad de Maracaibo (noreste), donde hoy culminó la operación antidrogas Sierra.

El mencionado artículo señala que los extranjeros deben tener "un pasaporte válido y vigente, con el respectivo visado u otro documento que autorice su ingreso o permanencia en el país".

El titular del Interior explicó que los extranjeros estaban "incumpliendo con la ley", por lo que se procedió a devolverlos a "su destino inmediato anterior".

"El destino inmediato de estos españoles, que no sabemos quiénes son, era La Habana", sostuvo.

Fuentes de la lucha antiterrorista informaron el sábado pasado en Madrid que las autoridades de inmigración de Venezuela decidieron deportar a Cuba a los tres etarras detenidos cuando trataban de llegar a su costa en un barco procedente de la isla caribeña.

Elena Barcena Argüelles, Francisco Pérez Lekue y José Ignacio Etxarte Urbieta permanecían retenidos en Venezuela en la zona turística de Los Roques por las autoridades de inmigración, según las fuentes.

Venezuela decidió devolverlos el sábado a Cuba, de donde habían huido en un velero con bandera española en el que además de los tres etarras viajaban, según el diario venezolano El Universal, un ciudadano de Haití, identificado como Sadir Allyn, y otro de Cabo Verde, de nombre Carlos Mendés, que era el patrón del barco.

Fuentes del Comando de Guardacostas de la Armada indicaron que los etarras llegaron a Los Roques después de que su embarcación sufriera una avería mecánica y que, al auxiliarles y requerirles la documentación, las autoridades descubrieron que no había recibido el permiso de ningún puerto principal de Venezuela.

La ministra española de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, destacó la cooperación entre España y Cuba en el control de los miembros de ETA y señaló que La Habana informó de la fuga de Barcena Argüelles, Pérez Lekue y Etxarte Urbieta.

Etxarte Urbieta es uno de los seis etarras procesados en 2010 por el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco en un auto en el que aseguraba que existían indicios de la "cooperación" del Gobierno de Venezuela en la alianza entre la banda terrorista ETA y la guerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).