Un empresario de telecomunicaciones de origen colombiano fue condenado el miércoles a casi cuatro años de prisión en un tribunal federal del sur de la Florida por haber pagado cientos de miles de dólares en sobornos a funcionarios de Honduras.

Jorge Granados escuchó de pie junto a su abogado John Wylie la sentencia que anunció la jueza Joan Lenard. Al salir posteriormente de la sala se abrazó y lloró con algunos familiares.

No efectuó declaraciones tras conocer su condena, pero durante la audiencia le expresó a la jueza: "Cometí un error, me arrepiento... Mi familia está destruida, estoy en la quiebra", dijo en inglés.

Lenard informó también que Granados deberá pasar dos años de libertad condicional al cumplir con los 46 meses de cárcel.

El colombiano-estadounidense enfrentaba una pena de hasta 20 años de prisión. Su abogado dijo que no apelará la sentencia.

"Encuentro que una condena a 46 meses de prisión es la apropiada, es razonable", manifestó Lenard en el tribunal al dar a conocer la sentencia. Determinó que Granados puede continuar en libertad condicional vigilada hasta el 25 de octubre. , cuando deberá presentarse en la prisión para comenzar a cumplir la condena, señaló.

En diciembre del 2010, el gobierno estadounidense acusó a Granados de haber transgredido las normativas antisobornos y de lavado de dinero mientras se desempeñaba como director general de la empresa de telecomunicaciones de Miami Latin Node.

Granados, de 55 años, se había declarado culpable en mayo. En total enfrentaba 19 acusaciones.

De acuerdo con la fiscalía, Granados y otros ejecutivos de Latin Node pagaron más de medio millón de dólares en sobornos a funcionarios de Honduras para asegurarse contratos y reducciones arancelarias con la empresa estatal de telecomunicaciones Hondutel.

Los fiscales alegaron que los sobornos fueron pagados entre septiembre del 2006 y junio del 2007, y que entre los beneficiarios figuraban funcionarios allegados al presidente Manuel Zelaya, derrocado en junio de 2009.

Aunque sus nombres no aparecen en los documentos, el fiscal Jeffrey Knox dijo que dos de los funcionarios sobornados fueron los ex gerentes de Hondutel Marcelo Chimirri y Jorge Rosa, quienes mantenían una estrecha relación con Zelaya.

"El autorizó cada pago, dirigió a todos los otros ejecutivos" de Latin Node que participaron en los sobornos, aseguró el fiscal para rebatir el argumento de la defensa de Granados de que el acusado no había tenido un papel de liderazgo.

Wylie había solicitado a la jueza que contemplara una sentencia menor a la de 60 meses de prisión solicitada por la fiscalía, Dijo que su cliente había sido forzado a sobornar a los funcionarios hondureños para mantener a flote a su empresa. También le había pedido a Lenard que Granados cumpliera con prisión domiciliaria debido a que requiere de atención médica.

"La jueza tuvo una decisión difícil", declaró Wylie. "Personalmente pienso que no necesitaba tanto tiempo, pero respeto la decisión de la jueza", expreso.

Granados fue detenido en Miami a finales de diciembre del 2010, pero posteriormente recibió el beneficio de la libertad vigilada bajo fianza.

Latin Node, como empresa, se declaró culpable en abril del 2009 y acepto su responsabilidad por el pago de sobornos equivalentes a dos millones de dólares a funcionarios de Honduras y Yemen.

-----------

Gisela Salomón esta en Twitter como @giselasalomon