La gran sorpresa llegó hoy a la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) con el anuncio por parte de los Jaguars de Jacksonville que dejaban fuera de la plantilla al hasta ahora mariscal titular David Garrard.

La decisión tomada por la directiva de los Jaguars a tan sólo dos días que de comienzo el primer partido oficial de la nueva temporada de la NFL permite al equipo de Jacksonville ahorrarse un salario de nueve millones de dólares.

El despido de Garrard podría ser también la antesala de que la dirección del equipo tampoco está contenta con el trabajo que ha realizado durante la pretemporada el entrenado en jefe Jack Del Rio.

El dueño de los Jaguars, Wayne Weaver, ha sido categórico al anunciar que la continuidad de Del Rio con el equipo para la próxima temporada dependerá "exclusivamente" que consiga llegar a la fase final del campeonato.

De ahí, que Del Rio que ya había dicho al final de la pasada temporada que estaba cansando de la inconsistencia de Garrard, haya decidido no arriesgar su futuro con el veterano mariscal de campo.

El entrenador en jefe de los Jaguars ya hizo el mismo movimiento antes del inicio de la temporada del 2007 cuando cambio de mariscal de campo al dejar fuera del equipo a Byron Leftwich para darle la oportunidad a Garrard nada más concluir la pretemporada.

Sin embargo, en esta ocasión, Del Rio ha repetido de forma permanente que Garrard iba a ser el mariscal de campo titular para la nueva temporada del equipo en la NFL.

"No pudo hacerlo", declaró Del Rio. "Me reuní con él hace un par de semanas y le dije que era mi hombre para el puesto y necesitaba que me lo demostrase en el campo para lo cual le di todo tipo de oportunidades y el mismo reconoció que no había podido hacerlo como todos deseábamos".

Por su parte, la mayoría de los jugadores de la plantilla de los Jaguars, especialmente los titulares que han sido compañeros de Garrard estaban sorprendidos con la decisión que habían tomado Del Rio y el equipo, pero se negaron a hacer ningún tipo de comentario sobre la marcha del mariscal de campo.

Garrard, de 33 años, se perdió la apertura de la pretemporada por una lesión de espalda, pero inició los tres partidos finales en los que completó el 50 por ciento de sus pases para 216 yardas, sin "touchdowns" con una interceptación.

El mariscal de campo despedido lanzó para 2.734 yardas en 2010, con 23 pases de "touchdowns" y 15 interceptaciones.

También la pasada temporada tuvo cinco de sus mejores ocho actuaciones como profesional en los nueve años que lleva en la competición de la NFL.

El reserva Luke McCown se proyecta como el mariscal de campo que ocupe la titularidad de los Jaguars cuando el próximo domingo se enfrenten a los Titans de Tennessee.

McCown, de 30 años de edad, intentó apenas 19 pases la temporada pasada, completando 11 de ellos en una derrota del 19 de septiembre frente a los Chargers de San Diego, para dejar en 74,8 su índice pasador de por vida con nueve envíos de anotación contra 10 que le fueron interceptados por las defensas rivales.

El novato Blaine Gabbert, que fue seleccionado con el número 10 en el pasado sorteo universitario celebrado en abril, pasará a ser el segundo mariscal del equipo y el reserva de McCown.