La ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, ha considerado "importante" la detención del dictador libio Muamar el Gadafi, aunque ha dado más valor al hecho de que su era haya terminado y el país pueda emprender el camino hacia la democracia.

Jiménez, en declaraciones a Onda Cero recogidas por Efe, ha afirmado que España desconoce el paradero de Gadafi y que por el momento "hay mucha especulación" después de los rumores sobre una posible fuga a Níger o Chad.

"La cuestión de encontrar a Gadafi es importante para cerrar la etapa, pero sobre todo tenemos que felicitarnos por el hecho de que ha habido una reconciliación y el fin de la era Gadafi", ha opinado la titular de Exteriores.

La Corte Penal Internacional (CPI) mantiene la orden de arresto contra Gadafi y personas de su entorno dictada el pasado 16 de mayo.

Jiménez ha reiterado la disposición de España a ayudar al Consejo Nacional de Transición (CNT) a asentar las bases del nuevo estado en Libia.

A su juicio, el que las nuevas autoridades quieran configurar un estado islámico, en el que la sharía (código musulmán) sería la base de su ley, "no tiene por qué ser un obstáculo para que se constituya en un estado democrático y de derecho".

También ha recordado que el peso de la religión islámica "es algo común a bastantes países de la zona".

Jiménez ha apuntado que el CNT está formado por grupos y personas de "procedencia muy heterogénea".

La ministra ha defendido que el nuevo sistema político de Libia sea "laico, plural y democrático", como propuso el jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en la cumbre sobre el futuro de Libia celebrada en París el pasado día 1.