La Fiscalía de Guatemala, por primera vez en la historia judicial del país, presentó hoy cargos de genocidio en contra de un general retirado y pidió a un tribunal penal iniciar juicio por delitos de lesa humanidad.

El fiscal de Derechos Humanos, Manuel Vicente, solicitó al Juzgado Primero de Alto Riesgo, someter a juicio penal "por delitos de genocidio y de lesa humanidad" al general retirado Héctor Mario López Fuentes, quien guarda prisión desde el pasado 17 de junio.

López Fuentes, de 81 años, quien digirió el Estado Mayor del Ejército durante el Gobierno de facto del general golpista José Efraín Ríos Montt, es acusado por la Fiscalía y organizaciones humanitarias locales, de haber "dirigido, ordenado y supervisado" al menos dos matanzas de indígenas entre 1982 y 1983.

El militar retirado también es señalado de haber participado en al menos 77 casos de desaparición forzada de opositores al régimen, las cuales le son atribuidas a las Fuerzas Armadas y grupos paramilitares dirigidos por el Ejército.

Vicente aportó al Tribunal "pruebas contundentes" sobre la supuesta participación de López Fuentes en las matanzas de centenares de indígenas habitantes de los municipios de Santa María Nebaj, San Juan Cotzal y San Gaspar Chajul, del departamento de Quiche, durante su función entre el 24 de marzo de 1982 y el 21 de octubre de 1982.

Tras su captura, el pasado 20 de junio, la defensa de López Fuentes promovió ante diversas instancias recursos para obtener su libertad aduciendo "amnesia senil", pero los mismos fueron rechazados por los jueces.

López Fuentes es el primer exalto cargo militar que será procesado en el país delitos de lesa humanidad supuestamente cometidos por las fuerzas de seguridad del Estado durante la guerra interna que padeció Guatemala entre 1960 y 1996, dentro de un proceso judicial iniciado hace once años.

El Centro de Acción Legal en Derechos Humanos (Caldh), que asesora a los familiares de las víctimas y supervivientes, por medio de un comunicado calificó hoy la acusación como "un paso hacia la justicia" para los miles de guatemaltecos que fueron víctimas de la represión estatal durante la guerra.

"La acusación presentada hoy envía un mensaje de esperanza en la justicia a quienes aún padecen las consecuencias del conflicto armado" de que "no se pueden quedar en la impunidad" los múltiples crímenes cometidos durante ese período, señaló el Caldh.

En los próximos días el Tribunal deberá fijar el inicio del proceso judicial en contra de López Fuentes.

El conflicto armado, que acabó el 29 de diciembre de 1996 con la firma de los Acuerdos de Paz entre el Gobierno y la guerrilla, dejó 250.000 víctimas, entre muertos y desaparecidos, según la Comisión de la Verdad.