Representantes de los Estados de Oceanía iniciaron hoy, con la asistencia del secretario general de la ONU, Ban Ki moon, una cumbre centrada en la adopción de medidas para reducir el efecto del cambio climático en los pequeños países insulares.

El Foro de Islas del Pacífico, en el que están representados 16 países o territorios, fue inaugurado por el primer ministro de Nueva Zelanda, John Key, quien en su discurso instó a los gobiernos a adoptar iniciativas para aprovechar el potencial de la cooperación regional.

Además de las relaciones políticas y económicas, en la agenda de las discusiones figura como asunto destacado el peligro que se cierne sobre los pequeños Estados insulares como el de Kiribati, que se hunde a consecuencia del cambio climático.

"Los efectos del cambio climático en las comunidades del Pacífico son el principal motivo de preocupación", indicó la secretaria general del foro en un comunicado.

Durante la reunión, los líderes de la región y el secretario general de Naciones Unidas aprobarán programas de cooperación para reducir la dependencia de los combustibles fósiles y mejorar la eficiencia energética, de acuerdo a la nota oficial.

El primer ministro de Nueva Zelanda y anfitrión del foro, indicó en su intervención, que, en materia de desarrollo regional es importante potenciar los sectores del turismo, pesca, energía y la educación.

Las aguas de la región del Pacífico Sur está consideradas las más ricas en bancos de atún, una industria que según dijo Key "hay que desarrollar de forma sostenible evitando la sobreexplotación".

El Foro de Islas del Pacífico fue creado en 1971 para impulsar la cooperación regional y de esta forman parte: Australia, Islas Cook, Islas Salomón, la Federación de Estados de Micronesia, Kiribati, Islas Marshall, Nauru, Nueva Zelanda, Niue, Palau, Papúa Nueva Guinea, Samoa, Tonga, Tuvalu y Vanuatu.

Fiji fue apartada del foro en 2009 después de que su régimen faltara al compromiso de anunciar una fecha para la celebración de elecciones democráticas.