El Parlamento panameño frenó hoy la aprobación de una serie de reformas electorales, incluida la instauración de la segunda vuelta electoral, la espinosa iniciativa del presidente Ricardo Martinelli que acabó con la alianza de Gobierno y le costó una bajada histórica en su popularidad.

La suspensión del debate en sesión permanente del proyecto de reformas fue decidida por la mayoría oficialista parlamentaria, al tiempo que grupos sindicales se manifestaban pacíficamente en contra de la segunda vuelta electoral a las puertas de la sede de la Asamblea Nacional, integrada por 71 diputados.

También un día después de que Martinelli anunciara que, aunque no vetará una ley ordinaria aprobada por el Parlamento que incluya la segunda vuelta, propondrá que el tema sea incluido en las reformas constitucionales que estudia una comisión especial a fin de que se someta a referendo popular "el próximo año".

La metodología de aprobación de esa iniciativa electoral propició la ruptura, el pasado 30 de agosto, de la coalición de Gobierno conformada en 2009 por el Cambio Democrático, de Martinelli, y el Partido Panameñista, del vicepresidente del país, Juan Carlos Varela.

Mientras Cambio Democrático impulsa la segunda vuelta a través de una reforma al Código Electoral, el panameñismo ha sostenido que la envergadura del asunto obliga a que sea tramitado mediante una reforma constitucional refrendada por el pueblo.

La sesión permanente legislativa fue decretada el jueves pasado por la mayoría oficialista y permitió la aprobación, en dos de tres debates obligatorios, de un primer bloque de 60 artículos del proyecto de reformas al Código Electoral, entre ellos el artículo 58, referido a la segunda vuelta.

Tras un receso el lunes, este martes se reiniciaría la sesión permanente para discutir los restantes 47 artículos, pero a propuesta de la bancada oficialista se suspendió definitivamente para que los mismos sean estudiados en debates ordinarios durante un tiempo indefinido.

El diputado del Partido Panameñista Luis Eduardo Quiróz dijo este martes a Efe que la discusión del proyecto de reformas electorales en sesión permanente había sido "acelerada", y que la suspensión de la misma es una "acción dilatoria" con la que el partido de Gobierno buscaría "ganar tiempo".

Quiróz resaltó que la bancada panameñista plantea que el artículo referido a la segunda vuelta electoral "sea eliminado" para que la discusión de las reformas avance en temas importantes como la paridad de la mujer, incluido en el segundo bloque de artículos del proyecto legislativo.

Por su parte, el diputado de Cambio Democrático Jesús Muñoz explicó a Efe que será la directiva de la Asamblea, en manos del partido oficialista, con el apoyo de 36 votos, la que decida cuándo se retomará la discusión de las reformas electorales.

Martinelli insistió este martes en defender la segunda vuelta como mecanismo que dará más transparencia a la democracia, y comentó que la población desconoce de qué se trata la iniciativa y la "asocia", erróneamente, con la reelección presidencial.

La ruptura de la coalición de Gobierno derivada de las discrepancias sobre el tema electoral costó a Martinelli una bajada de 20,5 puntos en su popularidad, que se ubicó este mes en 46,4 % respecto al 66,9 % de agosto pasado, según un sondeo privado realizado el fin de semana y divulgado este martes.

Ante ese resultado, el gobernante respondió que se va convertir en un "Rocky", el popular boxeador del cine estadounidense, "que cayó y se levantó".