El Partido Acción Nacional (PAN), en el poder federal en México, pidió hoy al gobernador de Nuevo León y al alcalde de Monterrey que se retiren de manera temporal de sus cargos para que se pueda trabajar con celeridad en el esclarecimiento del incendio del Casino Royale, que causó 52 muertos y que ha revelado presuntos actos de corrupción.

En un comunicado, el PAN dijo que su Comité Ejecutivo Nacional "convino solicitar al alcalde de Monterrey, Fernando Larrazabal Bretón, que presente una licencia temporal a su cargo".

Esto porque Jonás Larrazabal, hermano del alcalde, ha sido vinculado con supuestos actos de corrupción, luego de que se filtraron a la prensa vídeos en los que se ve al primero recibiendo dinero en un casino, en un aparente cobro de cuota ilegal.

El alcalde Larrazabal es miembro del PAN, a diferencia del gobernador de Nuevo León, Rodrigo Medina, quien es militante del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Sobre Medina, el PAN dijo que al igual que a Larrazabal le envió una comunicación escrita solicitándole que se separe de su cargo en lo que se investiga el caso.

"Se le pide al gobernador del estado (de Nuevo León) que también solicite licencia para que se aclaren las eventuales responsabilidades de sus subordinados en acciones de posible corrupción e ineficiencia de los órganos de seguridad pública y protección civil de su administración", señala el comunicado.

El presidente del PAN, Gustavo Madero, citado en la misiva, dijo que "estas acciones contribuirán a evitar que este tema tan delicado y sensible para la sociedad siga siendo objeto de manipulación y pugna entre fuerzas políticas".

El incendio en el Casino Royale, ubicado en Monterrey, fue provocado el pasado 25 de agosto por un grupo de integrantes del cartel de las drogas de Los Zetas, varios de los cuales fueron detenidos días después y confesaron que lo hicieron porque los propietarios se negaron a pagar una extorsión.