Los aspirantes a la Presidencia dominicana firmaron un acuerdo para destinar el 4% del PIB a la educación a fin de elevar su calidad, como lo establece la ley y lo han reclamado con diversas protestas más de 200 organizaciones civiles.

El acuerdo "no va a ser letra muerta", aseguró Hipólito Mejía, ex gobernante (2000-2004) y candidato a la presidencia por el Partido Revolucionario Dominicano (PRD), el mayor de la oposición.

Mejía, agrónomo de 70 años y quien según una encuesta de Gallup difundida a finales de agosto encabezaba la intención del voto, insistió que de ganar los comicios de mayo del 2012 destinará más recursos a educación, aunque la crisis económica se agudice.

"En ese sector no puede haber crisis", destacó el gobernante, quien durante sus cuatro años de gobierno sólo destinó alrededor del 2% del PIB anual a la educación, pese a que desde 1997 la ley establece el 4%.

Danilo Medina, candidato del gobernante Partido de la Liberación Dominicana (PLD), indicó que al suscribir el acuerdo, diseñado por organizaciones civiles, universidades, gremios laborales y empresariales, "queda empeñada mi palabra".

Ningún gobierno ha cumplido la disposición de invertir al menos el 4% del PIB en educación como lo establece la ley, pese a que la calidad del sistema educativo se encuentra entre las peores.

De acuerdo con el índice de competitividad 2011-2012 difundido el miércoles en Suiza por el Foro Económico Mundial, la calidad de la educación primaria dominicana se ubica en el penúltimo lugar, sólo por arriba de Yemen y Angola, mientras que su educación superior ocupa el lugar 136 de 142 países.

Republica Dominicana presupuestó 1.133 millones de dólares (1,9% del PIB) este año para la educación.

La Coalición por una Educación Digna, que convocó a los candidatos presidenciales a suscribir el acuerdo, aseguró que 17% de los alumnos de educación básica no comenzaron el año escolar en agosto, como estaba previsto, por falta de aulas e infraestructura.

Además de Mejía y Medina, los otros ocho aspirantes que ya inscribieron sus candidaturas para los comicios presidenciales del 20 de mayo también suscribieron el convenio.

El compromiso de los candidatos se produjo luego de un año de protestas encabezadas por grupos de la sociedad civil en demanda de que el gobierno cumpla la ley de educación.