Una corte federal de apelaciones sostuvo el miércoles que los menores de edad condenados por homicidio pueden ser sentenciados a cadena perpetua sin derecho a libertad condicional, buscando dirimir un persistente debate sobre cómo deben castigar las cortes a menores que cometen delitos graves.

La Corte Suprema de Estados Unidos ya había determinado que los menores de edad no pueden ser sentenciados a la pena de muerte y que no pueden ser castigados con cadena perpetua sin derecho a libertad condicional por violación sexual y otros delitos sin homicidio. La determinación del miércoles de la Corte de Apelaciones del 11mo Distrito, empero, ratificó la sentencia de cadena perpetua a menores declarados culpables de asesinato.

La decisión ocurrió en el caso contra Kenneth Loggins, quien fue condenado en Alabama por la muerte en 1994 de una persona que viajaba pidiendo a automovilistas que lo llevaran. Loggins fue sentenciado originalmente a la pena de muerte. Tenía 17 años cuando ocurrió el asesinato, así que su castigo fue reducido a cadena perpetua sin derecho a libertad anticipada debido a que la Corte Suprema prohibió tales ejecuciones en el 2005.

Su abogado había instado al panel de tres jueces a que ampliara un dictamen del 2010 del máximo tribunal de la nación para incluir a homicidas menores de edad. Tal fallo, aprobado por votación de 5-4, sostuvo que los menores de edad no pueden ser sentenciados a prisión de por vida sin derecho a libertad condicional si no habían matado a nadie, y ordenaba a las cortes permitirles una "oportunidad importante de obtener la libertad".

Pero los fiscales argumentaron que la Corte Suprema se esforzó por especificar que la determinación sólo aplicaba a casos sin homicidio, y la corte de apelaciones no encontró razón para desechar la sentencia de cadena perpetua de Loggins.

La decisión, escrita por el juez de circuito Ed Carnes, señaló que "no hay nada en la ley o en la lógica" que apoye el argumento de que no se debería permitir a un estado imponer la segunda sentencia más severa si se prohíbe la pena de muerte.