El gobierno de Nuevo México y una empresa de alta tecnología anunciaron un proyecto sin precedentes: crear en el estado un pueblo fantasma para uso científico en 52 kilómetros cuadrados (20 millas cuadradas) que asemeje a una pequeña ciudad estadounidense.

Una empresa de alta tecnología con sede en Washington anunció el martes sus planes de construir el pueblo fantasma más reciente del estado, a fin de someter a pruebas todo tipo de cosas, desde innovaciones en el terreno de las energías renovables hasta sistemas inteligentes de tránsito, redes inalámbricas de la siguiente generación y sistemas de seguridad cibernética.

A pesar de que nadie vivirá allí, el modelo de ciudad buscará replicar una típica ciudad estadounidense de 35.000 personas, con autopistas, casas y negocios, tanto antiguos como nuevos.

El director de Pegasus Global Holdings, Bob Brumley, dijo que el proyecto de 200 millones de dólares, conocido como "The Center" (El Centro), será el primero de su tipo en Estados Unidos.

Agregó que creará un lugar para que los científicos en las universidades estatales, los laboratorios federales y las instalaciones militares pongan a prueba sus innovaciones en un entorno real para el mejoramiento de las ciudades a tecnología del siglo XXI e infraestructura verde.

En Nuevo México residen ya varias de las principales instituciones científicas, nucleares y militares de Estados Unidos.

Brumley dijo que la ciudad también permitirá a los investigadores codearse con inversionistas, lo que significa que en última instancia podría traer tantas nuevas empresas que el estado podría contar con un corredor tecnológico similar al del Valle del Silicio en California o Reston, en Virginia.