Un civil estadounidense que trabajaba para el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos fue secuestrado de una planta eléctrica de Afganistán y fue estrangulado, informaron las autoridades y sus familiares, en un incidente poco común a pesar de la violencia generalizada en el país.

Carrie Hughes dijo a The Associated Press que elementos militares llegaron hasta su casa en Charleston, Carolina del Norte, para informarle el lunes que su padre, James W. "Will" Coker había sido asesinado.

No se sabe con certeza quién mató al trabajador estadounidense o bajo qué circunstancias fue secuestrado.

Asimismo el martes, los cadáveres de dos alemanes que al parecer fueron asesinados fueron recuperados de una zona remota. En ninguna de las áreas se sabe que se trate de una zona de conflicto.

Coker es el tercer civil empleado del Pentágono que es asesinado en 10 años de guerra en Afganistán, informó la mayor Mónica Matush, una vocera del Departamento de Defensa.

Un funcionario occidental en Kabul que fue informado sobre lo ocurrido señaló que Coker fue secuestrado de una planta eléctrica donde trabajaba a las afueras de Kabul y su cadáver fue hallado poco después en una caverna de una montaña cercana. Fue estrangulado con un cinturón, agregó el funcionario, quien solicitó permanecer anónimo por no estar autorizado a hablar temas de inteligencia.

El vocero de las fuerzas en Kabul, J.D. Haresty, confirmó sin embargo que un empleado del ejército había sido asesinado, pero no ofreció más detalles.

En tanto, a unos 100 kilómetros (60 millas) al norte de la capital, la policía afgana recuperó los cuerpos de dos alemanes en una zona remota después de que desaparecieron cuando realizaban una caminata por la provincia de Parwan hace tres semanas.

Pese a que el área oriental de Afganistán y a las cercanías de la capital son relativamente seguras, la ciudad de Kabul es objeto de atentados del Talibán y los secuestros para cobrar rescates son comunes en la región.