Cinco jóvenes eslovenos han sido denunciados por lanzar mensajes homófobos y por incendiar una bandera arco iris, símbolo del movimiento gay, durante un partido entre los equipos Olimpia y Maribor el pasado 28 de agosto.

Los medios locales informan hoy de que la Policía ha denunciado ante la Fiscalía a los cinco jóvenes, con edades entre los 23 y los 29 años, por incitar al odio y a la intolerancia, delitos para los que las leyes eslovenas prevén condenas de hasta dos años de prisión.

Durante el partido también se pudieron ver en las gradas pancartas contra la ley que otorga iguales derechos a los matrimonios homosexuales y sobre el que los círculos conservadores piden un referéndum.

El Olimpia ganó con un contundente 4-1 a su archi-rival y tras el partido los hinchas del Maribor protagonizaron desórdenes y choques con la Policía, entre los que se produjeron varios heridos y se daños en el estadio de Stozice valorados en unos 20.000 euros. EFE