Los líderes universitarios chilenos se reunirán el jueves para analizar la propuesta del gobierno de instalar mesas de trabajo para resolver la crisis que atraviesa la educación, aunque varios anticiparon su rechazo porque estiman que no resolverá los problemas estructurales.

"Veo el escenario a nivel más nacional... lo más probable es que se rechacen estas mesas", dijo al diario La Tercera Laura Palma, presidenta de los estudiantes de la Universidad de La Serena, en el norte del país.

Luego de una reunión el sábado entre el presidente Sebastián Piñera, el ministro de Educación Felipe Bulnes, estudiantes, rectores y profesores, el gobierno propuso el lunes instalar tres mesas de negociación que funcionarían sucesivamente desde el 12 al 30 de septiembre para abordar los temas en disputa.

Los universitarios exigen una educación de calidad, igualitaria y gratuita, mientras que los secundarios añaden al reclamo que los colegios vuelvan a la administración estatal y no dependan más de las municipalidades. Alumnos y profesores, a su vez, exigen el fin del lucro en las dependencias educativas que reciben aportes del Estado.

El gobierno ofreció más becas, un aporte extraordinario y gradual al sector, reprogramar la deuda de 110.000 alumnos morosos y rebajar de 5,6% a 2,0% el interés del crédito bancario privado con aval del Estado destinado a financiar la universidad, pero no incluyó el tema del lucro en la discusión.

"Rechazamos el diseño de trabajo propuesto por el ministro Bulnes", declaró el miércoles Jaime Gajardo, presidente de los maestros secundarios, otro de los actores involucrados en el conflicto junto con los rectores universitarios.

En los últimos tres meses, las movilizaciones de secundarios y universitarios paralizaron escuelas y universidades, llevaron a varios planteles de educación superior a una crisis financiera por el no pago de aranceles y provocaron un descenso al 27% de la aprobación de Piñera, según encuestas coincidentes.

"Lo que se quiere hacer es dar una solución a una movilización y no al problema de fondo", dijo Camilo Ballesteros, presidente de los alumnos de la Universidad de Santiago, durante un encuentro el miércoles con la prensa internacional.

Ballesteros dijo que desde la máxima agrupación de universitarios, "podría salir una contrapropuesta, que sería lo más responsable".

Aunque la decisión de aceptar o no la propuesta oficial recaerá en las bases de las 25 universidades estatales, varios líderes estudiantiles adelantaron su oposición.

Giorgio Jackson, presidente de los estudiantes de la Universidad Católica, opinó que en las mesas de trabajo propuestas "están todos los temas, pero siempre desde la postura del gobierno". Agregó que quien decide si hay acuerdo o no es el gobierno, "entonces hay una situación de poder muy distinta a la hora de enfrentarse en una mesa".

Aunque se restableció el diálogo con el gobierno, los estudiantes advirtieron que no frenarán sus movilizaciones y el jueves realizarán marchas en varias regiones del norte y sur del país. En Santiago no realizarán manifestaciones callejeras en respeto al sentimiento de pesar que embarga al país tras el accidente fatal el viernes de un avión militar con 21 personas a bordo. Entre los fallecidos está Felipe Camiroaga, el animador más popular de la televisión chilena.