El presidente Sebastián Piñera anunció el miércoles que la búsqueda de las 17 víctimas desaparecidas de un accidente aéreo en el archipiélago Juan Fernández se extenderá en una semana, aunque advirtió que es probable que sus restos no sean encontrados.

Piñera viajó imprevistamente al archipiélago, 670 kilómetros al oeste del continente, se embarcó en una fragata y luego se trasladó a la lancha donde están los robots usados para buscar en el fondo del océano Pacífico, que en el área del accidente tiene entre 50, 100 o más metros.

El avión se estrelló en el mar el viernes 2 de septiembre con 21 personas a bordo, de las cuales se recuperaron cuatro cuerpos flotando, y luego solamente fragmentos humanos y del avión CASA 212. El mandatario dijo que la búsqueda que debía concluir el viernes se extenderá hasta el 16.

Empero, dijo que "es posible que el descanso final de los cuerpos de las víctimas pueda terminar siendo el mar".

Viajaban en el avión cinco personas de televisión nacional, incluido Felipe Camiroaga, el animador más popular de la televisión local; seis miembros de la Fundación solidaria Desafío Levantemos Chile, dos funcionarias del Ministerio de Cultura, dos del departamento de comunicaciones de la fuerza aérea y seis tripulantes.

El sábado fueron encontrados los cuerpos de dos periodistas del canal de televisión, un cabo de la fuerza aérea y una funcionaria del Ministerio de Cultura, y el miércoles se informó que el instituto forense identificó los restos de tres personas, correspondientes a un tripulante y a un matrimonio que viajaba en el avión siniestrado.