Uno de los pocos destinos turísticos de Haití está mostrando señales de recuperación tras el daño sufrido en el sismo del año pasado.

Más de 1.400 haitianos refugiados en lodosos campamentos improvisados se mudaron a casas nuevas en el sureste de la ciudad de Jacmel el martes como parte de una ceremonia organizada por la Organización Internacional para las Migraciones, Naciones Unidas y otros grupos de ayuda.

"Desde mi punto de vista, Jacmel refleja el progreso que se ha hecho fuera de Puerto Príncipe, dijo Dall'Oglio, director de la OIM, a The Associated Press mientras caminaba entre hileras de viviendas color durazno.

El funcionario atribuyó el progreso de la ciudad a la capacidad para asegurar la tierra para viviendas y el acceso directo a autoridades locales.

Jacmel, una ciudad costera donde habitan 40.000 personas, fue una de las localidades más golpeadas por el sismo del 12 de enero de 2010. Muchas de las construcciones en este histórico distrito central se vinieron abajo y las autoridades locales calculan que murieron 800 personas.

Conocida por su carnaval y arquitectura al estilo francés, Jacmel ha atraído durante mucho tiempo a turistas estadounidenses y europeos encantados por sus playas de arena negra.

Jacmel también es considerado como uno de los lugares más seguros en Haití.