El Banco Central redujo levemente el miércoles las expectativas de crecimiento de la economía chilena debido a las turbulencias internacionales y las estableció en un nivel entre 6,25% y 6,75%.

La reducción del crecimiento previsto para este año fue anunciada por el presidente del Banco Central, José de Gregorio, al entregar al Senado el habitual informe de política monetaria. La baja en relación con el informe entregado en junio no es significativa, pues la anterior estimación consideraba un crecimiento en torno del 7%.

De Gregorio ya había advertido el mes anterior que la economía chilena se estaba desacelerando y que se esperaba un ritmo menor al 8,1% de crecimiento que tuvo en el primer semestre.

El presidente del Banco Central redujo también las expectativas inflacionarias y estimó que el año cerrará con un aumento de precios de 3,3%. Hasta julio la inflación acumulada era de 2,9%.

Para 2012 De Gregorio proyectó un crecimiento del Producto Interno Bruto entre 4,25% y 5,25% y una inflación de 2,9%.