Al menos 36 personas murieron hoy al estrellarse un avión de pasajeros ruso Yak-42 en la región de Yaroslavl, a unos 200 kilómetros al norte de Moscú.

El aparato, en el que viajaba el equipo de hockey sobre hielo Lokomotiv, se estrelló poco después de despegar y estalló en llamas, dijeron fuentes de los servicios seguridad a la agencia rusa Interfax.