El jefe de una agencia de la ONU dijo el miércoles que el arsenal químico de Libia probablemente está a buen recaudo pese a el conflicto que sacude el país desde febrero.

Ahmet Uzumcu, director general de la Organización de Prohibición de Armas Químicas, dijo que sus inspectores están preparados para regresar a Libia para supervisar la destrucción del arsenal de gas tóxico de Moamar Gadafi "cuando lo permitan las condiciones".

La organización tenía inspectores en Libia hasta febrero verificando el proceso, pero se fueron al cobrar fuerza la rebelión contra Gadafi.

Sin embargo, Uzumcu dijo que había conocido de fuentes que "las reservas restantes de armas químicas están protegidas". El funcionario de la ONU no identificó las fuentes.

"Una vez las circunstancias lo permitan, esperamos reanudar la destrucción (de las armas químicas)", dijo.

En 2004, Gadafi acordó desmantelar su arsenal de armas de destrucción masiva, y su régimen mostró su compromiso usando topadoras para destrozar 3.300 bombas descargadas que pudieran haber sido usadas para contener armas químicas.

Libia destruyó casi 13,5 toneladas métricas de gas mostaza el año pasado, aproximadamente 54% de sus reservas. Recibió una extensión para eliminar el resto para el 15 de mayo, dijo la organización. Casi 40% de las sustancias químicas empleadas para producir el gas han sido destruidas desde el 2005, agregó.

Inspecciones semestrales no han encontrado evidencia de que Libia haya revivido su programa de armas químicas.

Uzumcu habló con la prensa tras reunirse con el canciller iraquí Hoshyar Zebari para ser informado de los esfuerzos de Bagdad para destruir las armas químicas de la era de Saddam Hussein.