Un incendio ha destruido una docena de viviendas y 18 edificaciones en el condado de Kern, en el sur de California, donde las llamas han arrasado hasta el momento más de 5.400 hectáreas, según datos publicados hoy por las autoridades locales.

El fuego se originó el pasado domingo al estrellarse una avioneta en el cañón Blackburn, en el noreste de Los Ángeles, un accidente en el que perdieron la vida dos de los tripulantes de la aeronave.

La sequedad del terreno y el viento contribuyeron a que las llamas avanzaran con rapidez por la zona, un área poco poblada y de difícil acceso en la que predomina el matorral, los robles y los pinos.

Dos bomberos resultaron heridos durante los trabajos de extinción aunque no ha trascendido el alcance de sus lesiones.

Hasta la fecha los equipos de emergencia han logrado controlar un 10 por ciento del incendio que amenaza 650 residencias y otras 150 estructuras.

Más de 1.200 bomberos apoyados por maquinaria terrestre, 6 helicópteros y 7 hidroaviones trabajan para combatir las llamas.