La compañía telefónica Sprint presentó hoy una demanda ante un tribunal federal de EE.UU. contra la adquisición de T-Mobile por parte de su rival AT&T, una semana después de que el Departamento de Justicia bloquease la operación porque reduciría la competencia.

"Con la acción legal de hoy, continuamos el apoyo en nombre de los consumidores y la competencia, y esperamos contribuir con nuestra experiencia y recursos para probar que la transacción propuesta es ilegal", indicó Susan Z. Haller, vicepresidenta para asuntos judiciales de Sprint en un comunicado.

Según Sprint, de llevarse a cabo la fusión entre AT&T y T-Mobile, afianzaría "el duopolio en telefonía en EE.UU. por parte de AT&T y Verizon" y haría que se repartieran casi del 80 % del mercado.

Además, la operación entre ambas dañaría a los consumidores al provocar "una subida de precios y una menor innovación" mediante la exclusión de competidores del mercado.

La demanda de Sprint sucede a la interpuesta la pasada semana por el Departamento de Justicia en otro tribunal de Washington, que bloqueaba el pacto entre ambas compañías, valorado en 39.000 millones de dólares, por considerarse una violación de las leyes antimonopolio estadounidenses.

Sprint Nextel, compañía estadounidense de telefonía móvil con sede en Kansas, es la tercera mayor de ese sector en EE.UU. por detrás de Verizon y AT&T.