Las autoridades anunciaron el martes que desarticularon una poderosa banda de más de 80 miembros, entre panameños y colombianos, a la que se le responsabiliza de unas 18 toneladas de cocaína incautadas en los últimos años mayormente en el Caribe y Atlántico del país.

El fiscal primero de drogas del Ministerio Público, Javier Caraballo, dijo a The Associated Press que la operación se realizó el lunes e incluyó unos 30 allanamientos en varios puntos del país y durante la cual se decomisaron 162 kilos de cocaína, 45 vehículos, once armas e inmuebles.

Señaló que esperan que con la desarticulación del grupo, "se baje sensiblemente el flujo (de drogas) por el Caribe".

Caraballo habló con la AP después de brindar una conferencia de prensa junto al jefe de la policía nacional, Gustavo Pérez, y el director del Servicio Nacional Aeronaval (Senan), comisionado Belsio González.

Las investigaciones de esa red comenzaron en 2007 con la participaron de la fiscalía de drogas, el Senan y la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés), indicó la policía nacional en su cuenta de Twitter.

La banda trasladaba la droga a puntos estratégicos de Centroamérica para posteriormente enviarla a México y Estados Unidos, señaló.

Caraballo dijo que se trata del desmantelamiento de la banda de drogas más importante en los últimos 10 años en Panamá, que tradicionalmente ha sido utilizado como un eslabón para el trasiego de estupefacientes desde Sudamérica hacia Norteamérica y Europa.

Detalló que de las personas detenidas, 19 son de nacionalidad colombiana y el resto panameños.

Señaló que el cabecilla de la banda utilizaba un nombre panameño falso y que su identidad colombiana es el de Jorge Indalecio Marmolejo.

La policía mostró en su sede en esta capital la droga decomisada, las armas y los vehículos, pero no a los detenidos.

De acuerdo con el fiscal, el grupo distribuía drogas de bandas ligadas a la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), entre otras organizaciones delictivas.

La policía dijo que según las investigaciones, el líder de la banda "hacía enlace con el Frente 57 de las FARC", que opera en zonas colombianas fronterizas con Panamá.

Señaló que no tenía información de momento si la banda trabajaba en conexión con carteles de la droga mexicanos.

La embajadora de Estados Unidos en Panamá, Phyllis Powers, expresó en un comunicado que "no hay duda que la creciente violencia de los crímenes cometidos en Panamá está directamente vinculada al narcotráfico"

"Continuaremos respaldando los esfuerzos de Panamá para mejorar los índices de criminalidad y combatir el narcotráfico a través de la capacitación, el respaldo logístico y el intercambio de información", añadió.

Alrededor de 80 toneladas de drogas --mayormente de cocaína-- se incautaron en Panamá en el 2010, 31 toneladas de las cuales fueron decomisadas en tierra y mar en el Atlántico y el Pacífico por el Senan, según dijo a la AP el director de operaciones de la institución, Ramón Nonato López.

En lo que va del 2011 las incautaciones superan las 20 toneladas, según las autoridades.