La policía de Nueva York vigila más de 250 mezquitas y grupos estudiantiles musulmanes en la ciudad y los suburbios, utilizando con frecuencia agentes encubiertos y confidentes, según los funcionarios y documentos internos obtenidos por The Associated Press.

Los documentos, muchos de ellos rotulados "secreto" destacan cómo la caza de terroristas en la última década afectó a un gran número de personas inocentes en sus vidas diarias en las mezquitas, empresas y grupos sociales.

Una investigación de Associated Press indicó el mes pasado que un grupo policial secreto llamado Unidad Demográfica envió grupos de agentes encubiertos para vigilar los grupos musulmanes de la zona. Los documentos recientes son los primeros que identifican esas gestiones.

Desde los ataques del 2001, la policía ha creado uno de los organismos de espionaje más activos del país, que opera muy lejos de los límites municipales y mantiene una lista de "predecesores de interés" que utiliza en sus actividades clandestinas. Esa unidad ha recibido fondos federales y colabora estrechamente con la CIA.

Tras identificar más de 250 mezquitas locales, la policía determinó la "orientación étnica", liderazgo y filiación de ciertos grupos, según documentos policiales del 2006. Además, la fuerza pública usa confidentes y equipos de agentes de civil, llamados rastrilleros, para identificar las mezquitas que requieren una vigilancia más intensa, según un funcionario envuelto en estas gestiones y que habló a condición del anonimato por no estar autorizado a hablar del programa.

Con esa información, la policía identificó 53 "mezquitas preocupantes" y despachó a esos lugares agentes de civil e informantes.

Muchas de esas mezquitas llamaron la atención ante las denuncias de actividades delictivas, como el contrabando de indocumentados, financiar al grupo islamista Hamas o el lavado de dinero. Otros fueron identificados por sus lazos con el salafismo, un movimiento musulmán integrista. Y otros fueron seleccionados por lo que el documento llama "retórica".

Empero, otros motivos son menos claros.

Dos mezquitas, por ejemplo, fueron seleccionadas debido a sus lazos con Al-Azhar, una mezquita egipcia de hace 1.000 años y destacada por sus enseñanzas islámicas en el mundo suni. Al-Azhar fue una de las primeras instituciones religiosas que condenó los ataques terroristas del 2001. Karen Hughes, asesora del presidente George W. Bush, visitó Al-Azhar en el 2005 y aplaudió su valentía.

Al-Azhar patrocinó igualmente el discurso del 2009 del presidente Barack Obama al mundo musulmán.