La Red Nacional de Defensa de los Derechos Humanos (RNDDH) de Haití afirmó hoy que el joven de Port Salut (sur del país) que denunció abusos de parte de "cascos azules" uruguayos fue sodomizado dos veces, además de ser golpeado.

En un comunicado, la RNDDH identifica a la víctima, de 18 años, y a tres presuntos agresores, aunque a dos de ellos solo de forma parcial, y revela además que, según un examen médico efectuado el 30 de agosto en el Hospital Comunitario de Referencia de Port Salut, el joven presentaba una laceración de dos milímetros en la zona anal.

La RNDDH califica lo sucedido de violación y precisa que, "según todas las apariencias, fue bien planeada".

Los hechos ocurrieron el pasado 28 de julio, fueron grabados con la cámara de un teléfono celular y las imágenes difundidas parcialmente en internet.

El juez de paz de Port Salut, Paul Tartare, fue informado el mismo día de la violación y trasladó a la fiscalía de Cayes el expediente del caso junto con el pantalón y la camiseta que llevaba la víctima, señala el documento de RNDDH.

El caso está siendo investigado por la Misión de Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (Minustah) y por las autoridades uruguayas, que han ordenado la repatriación de cinco "cascos azules" presuntamente implicados, además de presentar denuncias penales contra ellos en Uruguay.

También ha sido cesado al jefe del contingente de la Armada uruguaya en el país caribeño y hoy el ministro de Defensa, Eleuterio Fernández Huidobro, comparecerá en el Parlamento uruguayo para dar detalles del caso.

El asunto ha generado también la condena del presidente haitiano, Michel Martelly, que ayer lo calificó como una "violación colectiva" y garantizó "que los culpables y los cómplices de tal acto no quedarán impunes".

Según el informe del organismo de defensa de los derechos humanos, el joven fue obligado por sus agresores a echarse sobre un colchón en el suelo y tras desgarrar su pantalón le retuvieron con las manos a la espalda, momento en que el primero de los agentes le sodomizó.

La víctima pidió auxilio a un militar al que consideraba amigo, pero, para evitar que pudiera ayudarle, los captores cerraron la puerta con llave, mientras uno de ellos grababa la acción con la cámara de su teléfono "en una atmósfera macabramente hilarante", señala el texto.

La RNDDH indica que desde su llegada a Haití varios agentes de la Minustah han estado implicados "en casos de violación, robo, apaleamiento, asesinato y arrestos ilegales y arbitrarios" y cita una decena de ellos, entre los que figuran el de 111 agentes pertenecientes al contingente de Sri Lanka implicados en 2007 en un caso de abuso y explotación sexual de menores.

También indica que agentes nepalíes se vieron implicados en la aparición de la epidemia de cólera que, desde mediados de octubre de 2010 sufre el país, que se ha cobrado ya la vida de cerca de 6.000 personas.

Califica de "inconcebible" que agentes de una fuerza de la ONU se mantengan al margen de reglas de responsabilidad "y se dediquen a actividades reprensibles de todo tipo, al amparo de la inmunidad que les confiere la ONU".

El organismo reclama a las autoridades implicadas que adopten todas las medidas necesarias para que se haga justicia y que investiguen otras acusaciones contra los agentes uruguayos de Port Salut relativas a prostitución, violaciones y uso de sustancias ilegales.

También solicita que las autoridades trasladen al Consejo de Seguridad de la ONU la necesidad de incluir normas de responsabilidad relativas a la misión del organismo mundial en Haití.

La Minustah, por medio de la jefe de su Oficina de Información Pública y Comunicación, Eliana Nabaa, lamentó ayer "profundamente" las denuncias sobre el supuesto comportamiento abusivo de soldados uruguayos hacia un joven haitiano en Port Salut (sur) y anunció que tendrá "tolerancia cero" con casos de este tipo.